El Comercio

'Richi' se jubila entre amigos

fotogalería

Ricardo Lorenzo, en el centro con corbata, rodeado de familiares, compañeros y familiares. / P. CITOULA

  • Compañeros, familiares y autoridades despiden al jefe de la comisaría de El Coto

  • La retirada le llega al cumplir los 65 años tras 45 de profesión «encarnando todos los valores que debe tener un policía»

A Ricardo Lorenzo le llegó la temida hora de la jubilación. Después de 45 años vistiendo con honor el uniforme del Cuerpo Nacional de Policía, el jefe de la Comisaría de El Coto se retira por cumplir los 65, «no por ganas», puntualiza. Ayer numerosos amigos, compañeros, familiares y autoridades quisieron rendirle un sentido homenaje «a un profesional que encarna todos los valores que debe tener un policía», definía un compañero de este orensano de nacimiento y gijonés de corazón que deja un importante vacío en la plantilla, tanto en lo laboral como en lo personal.

A la cita en el restaurante Los Nogales no faltaron la alcadesa, Carmen Moriyón; el concejal y portavoz del Gobierno local, Fernando Couto; el comisario Dámaso Colunga; el exjefe de la Policía Nacional en Asturias, Baldomero Araujo; los jefes de todas las brigadas de la Comisaría de Gijón; el párroco de El Coto, Fernando Fueyo, el exdirector adjunto de EL COMERCIO, José Antonio Rodríguez Canal, y el sucesor del homenajeado, Sergio Fernández Valle, exasesor del área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento, además de decenas de policías -muchos de ellos también jubilados- que quisieron arropar a 'Richi' cuando llega al final de su intensa vida profesional. El protagonista, que se mostró muy emocionado, agradeció todo el cariño y apoyo recibido a lo largo de sus más de cuatro décadas como Policía Nacional y pidió a los que tienen que continuar su legado un gran compromiso con la comisaría de El Coto, unas dependencias abiertas en 2004 y que en sus doce años de existencia han conseguido una gran conexión con los vecinos del barrio. «Somos policías a pie de calle, aquí tenemos una atención personal y directa con todos los vecinos, es así la única forma de conseguir que haya una comunicación fluida y fructífera en ambas direcciones», comentaba en una entrevista. El barrio ya le está echando de menos.

Temas