El Comercio

Carreño considera «una pena» que el Grupo suprima la pista de tenis cubierta

Imagen del cambio de la pista de tenis cubierta por otra polideportiva colgada por el tenista en las redes sociales.
Imagen del cambio de la pista de tenis cubierta por otra polideportiva colgada por el tenista en las redes sociales. / P. C.
  • La juzga fundamental para los amantes de este deporte y para «tener la seguridad» de poder entrenar, pese al tiempo, cada vez que viaje a Gijón

Pablo Carreño está perplejo. Y así lo ha hecho constar en las redes sociales. La supresión de la pista de tenis cubierta del Grupo Covadonga para convertirla en una cancha polideportiva le ha pillado con el pie cambiado al mejor tenista asturiano de todos los tiempos, número 39 en estos momentos del ránking ATP. En ella, recuerda el gijonés, ha jugado y entrenado «en muchas ocasiones» desde su inauguración en 2003, cuando contaba 12 años, y con ella, apostilla, tendría «la seguridad» de que podrá seguir con su preparación, con independencia de las condiciones meteorológicas, cada vez que puede acudir a Gijón. Sin ella, lamenta, todos los amantes al tenis saldrán perdiendo y él el primero. «Es una pena que la mejor instalación cubierta de tenis que hay en Asturias, tan necesaria para practicar este deporte en nuestra comunidad debido al clima se cambie por una pista polideportiva», reseñó Carreño en las redes sociales. De no haber existido este pabellón, apostilla, «muchas veces no habría podido entrenar, competir e incluso disfrutar de ver varios campeonatos de España», apostilló el tenista, quien recordó que el Grupo es su club «de toda la vida», por lo que espera que se le dé a este asunto «una solución con sentido».

«Le va a gustar»

Conocedor de las críticas de Carreño, el presidente del Grupo, Antonio Corripio, aclaró ayer a EL COMERCIO que esta obra forma parte de «un proyecto global de un club que tiene 17 pistas de tenis, que va a entender y le va a gustar. Cuando Pablo lo conozca, su visión será otra», aseveró.