El Comercio

Los comerciantes critican la «mala gestión» de las luces, pero aceptan cofinanciarlas

Jesús Martínez Salvador, a la izquierda, preside la reunión con la Unión de Comerciantes.
Jesús Martínez Salvador, a la izquierda, preside la reunión con la Unión de Comerciantes. / DAMIÁN ARIENZA
  • Ana Braña y Jesús Martínez Salvador se comprometieron a que el necesario convenio con los empresarios se firme el próximo martes

  • Los minoristas evitarán así que los adornos se coloquen de manera discrecional

Fue una reunión tensa, y no exenta de reproches, la mantenida ayer por parte del equipo de gobierno de Foro con una representación de la directiva de la Unión de Comerciantes del Principado de Asturias. El motivo del encuentro, promovido por el propio Ayuntamiento, no era otro que tratar de reconducir la anómala situación creada en torno a la contratación e instalación de la iluminación navideña este año en la ciudad.

Los comerciantes están muy molestos por la situación límite en la que se encuentran respecto a la decoración navideña. Hace más de cuatro meses, el 15 de mayo, remitieron al equipo de gobierno local el texto del convenio a suscribir, necesario e imprescindible para que la Unión de Comerciantes pueda salir a la calle a comercializar los arcos de Navidad en nombre del propio Ayuntamiento. No hubo respuesta alguna. Por ello, los minoristas afirmaron que este año se desentendían de todo lo referente a la iluminación navideña. Lo hicieron en declaraciones a EL COMERCIO y fue, entonces, cuando fueron requeridos por el gobierno local para tratar de cerrar las heridas.

Ayer, en la reunión celebrada por la mañana en el Ayuntamiento, los concejales Ana Braña y Jesús Martínez Salvador, además del gerente de Divertia, Jorge Palacios, tuvieron que escuchar, según pudo saber este periódico, duros reproches de los directivos de la Unión de Comerciantes que, entre otras cosas, les recriminaron que llevaban un año y medio tratando, de forma infructuosa, de reconducir este asunto. «Esta reunión nunca tenía que llegar a haberse celebrado», les espetaron en medio de su silencio total.

Un proyecto desconocido

Reproches aparte, la Unión de Comerciantes mostró su interés en colaborar para que Gijón tenga luces navideñas en diciembre y que, además, sean colocadas con el mismo criterio de los últimos años. Esa también era la intención del equipo de gobierno municipal preocupado, eso sí, por la posibilidad de tener que instalar los arcos de forma discreccional, lo que sucedería si los comerciantes se desligan del asunto.

Tocaba, pues, llegar a un acuerdo. Después de un año y medio y con las navidades encima, no quedaba otra alternativa. Así, Ana Braña y Jesús Martínez Salvador aseguraron que el próximo martes el gobierno local aprobará el convenio que la Unión entregó hace cuatro meses, y posibilitará que se pueda iniciar la comercialización de los arcos entre los minoristas. Con todo, hasta principios de noviembre no estará cerrado ese listado, con lo que la empresa francesa Blachere dispondrá (si es que acepta este evidente retraso), de mucho menos tiempo para hacer su trabajo. El 30 de noviembre, según el pliego, todo debe de estar instalado.

De momento, la Unión de Comerciantes desconoce el proyecto de Blachere, los arcos y luces que pretende instalar y, sobre todo, la distribución por calles. Para salir a 'venderlo' necesitan sus agentes presentar a los comerciantes qué se pretende colocar en su calle. A día de hoy, eso es una incognita y los plazos corren a gran velocidad.

En suma, la Unión de Comerciantes volverá a colaborar, aunque admiten que a regañadientes y con un compromiso limitado.