El Comercio

María Orviz, un brillante expediente

María Orviz recibe su premio de manos de Pablo Menéndez García y Milagros Madiedo.
María Orviz recibe su premio de manos de Pablo Menéndez García y Milagros Madiedo. / PALOMA UCHA
  • La estudiante del Jovellanos obtiene con media de 10 el premio Aurelio Menéndez

  • La novena edición del galardón ensalza a «una alumna respetuosa y colaboradora» que cursa primero de Medicina

Como reconoció al subir ante el micrófono, muchas veces había imaginado su fotografía luciendo en el primer piso del Real Instituto Jovellanos, junto a la instantánea de dos ilustres gijoneses que comenzaron su largo recorrido vital bajo esas mismas paredes. «Es un orgullo que finalmente se haya hecho realidad, ya que esta beca respalda el conocimiento y los valores que aporta este centro». Con estas palabras, María Orviz García recogió el diploma que la acredita como mejor expediente del instituto el pasado curso y, por tanto, beneficiaria del premio Aurelio Menéndez-Mercedes García Quintana, un galardón concebido para «reconocer y estimular a los alumnos más brillantes» del Jovellanos.

La premiada, que obtuvo una media de 10 en los dos cursos de Bachillerato, cursa actualmente el primer año de Medicina, una disciplina que «desde pequeña siempre me gustó». Diestra también en el manejo del piano, su truco para tener éxito en los estudios pasa por «organizarse, planificar, ser un poco constante y dedicarle tiempo a lo que te realmente te gusta», según explica. Ante el público y autoridades se mostró firme y resuelta, agradeciendo «a todos y cada uno» de los profesores, a su familia por enseñarle a escuchar y a pedir ayuda y, finalmente, a sus amistades, forjadas en el instituto y «fundamentales» en su día a día.

Méritos incuestionables

Milagros Madiedo, directora del centro, quiso poner de manifiesto las excelentes capacidades de la alumna, señalando «los méritos fuera de toda duda» que respaldan su trayectoria. Así, según añadió, su actitud fue en todo momento «respetuosa y dispuesta a la colaboración» con las actividades ofertadas desde las distintas instancias del centro. Desde el instituto, por tanto, quisieron remarcar su compromiso con el galardón, «por el que vela junto a dos jefes de departamento -uno de ciencias y otro de humanidades- y el hijo de don Aurelio».

Pablo Menéndez García, descendiente del creador del premio, estuvo presente para entregarle personalmente la distinción a la joven, así como la correspondiente beca de 2.000 euros que le ayudará a continuar con sus estudios. «Es el premio al largo esfuerzo de estos años», apuntó el profesor investigador de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Una dedicación, sin embargo, que ha sabido combinar con «el talento al piano y la diversión propia de su edad».

Patch Adams y El Sidrón

El tutor de María en segundo de Bachillerato fue Juan Carlos Valdés, profesor de Química en el centro desde hace tres años. De ella dijo que «podrá hacer con su vida todo lo que quiera», en referencia a la capacidad, esfuerzo y tesón demostrados a lo largo de sus estudios. «Cuando me haga mayor y me atienda como doctora lo que espero es que promueva la medicina solidaria y humanitaria», indicó. Como ejemplo citó a Hunter Doherty, médico y activista social fundador del Instituto Gesundheit, que anualmente moviliza a voluntarios de todo el mundo para acudir vestidos de payasos a orfanatos y hospitales infantiles.

Otro de los invitados al acto -que supuso el inicio oficial del curso escolar- fue Marco de la Rasilla Vives, profesor de Prehistoria de la Universidad de Oviedo. El investigador cerró la ceremonia con una ponencia sobre los restos de neandertales encontrados en la cueva asturiana de El Sidrón, «2.500 piezas que convierten al yacimiento asturiano en el mejor de la península ibérica y de los mejores de Eurasia».

De la Rasilla, uno de los responsables de las excavaciones, subrayó la «enorme suerte» que tuvo el equipo al encontrar los huesos fosilizados, un azar histórico que ha permitido entender el mundo simbólico de los neandertales y sus actividades no vinculadas a la supervivencia.