El Comercio

Guardas y bomberos recogen muestras tras las últimas manchas aparecidas en el litoral

Un bombero, ayer, recogiendo una muestra de agua de mar.
Un bombero, ayer, recogiendo una muestra de agua de mar. / E. C.
  • Principado y Consistorio aseguran que, a la espera del resultado de las analíticas, la apariencia apunta a que no se trata de vertidos incontrolados

Principado y Ayuntamiento se coordinaron ayer para recoger muestras de agua tras las últimas manchas avistadas este fin de semana en el litoral gijonés y esclarecer cuáles podrían ser las causas de su aparición. Según informó la Consejería de Medio Ambiente, dicha toma de muestras la efectuó la guardería ambiental regional en la zodiac de los bomberos locales para optimizar medios y evitar así las duplicidades que exigirían la salida de dos embarcaciones con el mismo fin. En total se recogieron cuatro muestras en las que no se ha visto nada anormal.

La consejería se plantea realizar con estas muestras análisis físico-químicos y microbiológicos por si pudiera detectarse la presencia de contaminantes. En principio, según ambas administraciones, la apariencia apuntaría a causas semejantes a las del episodio acontecido hace tres semanas que llevó a cerrar por precaución al baño la playa de La Ñora. Y, por tanto, tampoco estarían relacionados con un vertido anómalo o incontrolado del emisario submarino de Peñarrubia.

De hecho, explican que estas nuevas manchas parecen de menor entidad que aquellas que resultaron ser una mezcla de algas rojas, medusas y espuma de mar. No obstante, el Gobierno regional advierte de que para salir de dudas habrá que esperar a los resultados de las analíticas.

Playa del Silencio

En el Ayuntamiento también existe el convencimiento de que se trata de una falsa alarma, pues manchas como las avistadas frente a Peñarrubia o Estaño también se pudieron ver este fin de semana en otros puntos del litoral asturiano mucho más alejados como en la playa del Silencio, en Cudillero.

La situación de los vertidos de la zona Este, debido a su casi inexistente depuración desde que se desmantelaron las instalaciones de pretratamiento de la 'Plantona', mantiene en alerta a la población. Desde abril todos los residuos fecales de alrededor de 90.000 personas se evacúan al Cantábrico a través del emisario de Peñarrubia sin filtrar arenas ni grasas.

La jefa de servicio de prevención ambiental del principado, Paz Orviz, le ha pedido colaboración a la directora municipal de Medio Ambiente, Clara González-Pedraz, para actuar conjuntamente ante la aparición de cualquier mancha en el entorno del emisario, que está pendiente de ser reparado de sus fugas por parte de la EMA.

Hoy los vecinos de El Pisón se reunirán con su abogado para hablar sobre la posible reapertura de la 'Plantona', objetivo que persiguen en este momento Ayuntamiento y Principado como medida paliativa.