El Comercio

San Miguel por partida doble

La directiva vecinal de Pumarín, durante el reparto del bollu preñau y la botella de vino a los socios.
La directiva vecinal de Pumarín, durante el reparto del bollu preñau y la botella de vino a los socios. / CITOULA
  • Pumarín repartió 450 bollos entre sus socios y Serín celebró una espicha

Las fiestas patronales de San Miguel se celebraron este fin de semana por partida doble en el barrio de Pumarín y en la parroquia de Serín. El parque de Severo Ochoa fue por cuarto año consecutivo el epicentro festivo de las actividades organizadas por la empresa de eventos Edumi. La fuerte lluvia descargada el sábado por la noche, durante la verbena nocturna, y el hecho de no coincidir el festejo con final de mes restaron afluencia en relación con otros años, según destacaron los promotores de esta cita festiva. «Hemos tenido la mitad de gente», afirmaron con cierto pesar. Con todo, hubo actividades para todos los gustos con una gran paellada, animación infantil a cargo del payaso Tato y actuaciones musicales que se cerraban ayer por la noche con la orquesta Assia. La directiva vecinal presidida por Esteban Calleja repartió ayer domingo 450 bollos preñaos y otras tantas botellas de vinos entre los socios al día de pago.

En Serín la celebración del patrón consistió en una procesión con la imagen del santo y una misa oficiada, a sus 87 años, por Honorino Tessier. Tras la eucaristía, alrededor de 80 vecinos se reunieron en el salón parroquial para celebrar una comida tipo espicha de confraternización donde cada comensal aportó para el pinchoteo. Lo que no hubo este año fue acompañamiento musical folclórico. Las viandas sobrantes se llevarán hoy a la Cocina Económica.