El Comercio

Los vecinos de Laviada se concentran para alertar de la inseguridad del barrio

Policías locales realizaron labores de vigilancia ayer en el parque Teodoro Cuesta.
Policías locales realizaron labores de vigilancia ayer en el parque Teodoro Cuesta. / PALOMA UCHA
  • Convocan una protesta hoy, a las seis de la tarde, en el parque de Teodoro Cuesta para exigir un mayor control policial en esta zona

Peleas a cualquier hora del día, incendios en vehículos y mobiliario urbano y personas orinando y defecando en plena calle son solo algunos de los desagradables incidentes que soportan casi a diario los vecinos de Laviada. Su hartazgo ha llegado a tal grado que han decidido salir a la calle para denunciar esta situación. Los residentes en las viviendas próximas al parque de Teodoro Cuesta están cansados de tener que soportar este tipo de sucesos, en su inmensa mayoría protagonizados por los numerosos transeúntes que pasan las horas muertas en la zona. Por todo ello, se concentrarán hoy, a las seis de la tarde, en dicho parque, que es escenario, a menudo, de altercados entre las personas sin hogar que merodean por el barrio. Con esta protesta, los vecinos quieren llamar la atención sobre una grave problemática que les afecta desde hace largo tiempo.

La gota que colmó el vaso fue el incendio, el pasado jueves, de un coche que estaba estacionado en la calle Diario El Comercio. Suceso que no provocó daños personales, pero que causó gran alarma entre los vecinos. Por fortuna, no pasaban viandantes en ese momento, ya que el incidente ocurrió pasadas las nueve de la noche. La Policía Científica mantiene abiertas las pesquisas para esclarecer las causas por las que se originó el fuego.

Análisis de grabaciones

De hecho, los agentes encargados del caso están revisando las grabaciones efectuadas por las cámaras de seguridad instaladas en ese entorno para determinar cómo se produjo el incendio. En concreto, si alguien lanzó una sustancia acelerante del fuego. Éste fue el último hecho inquietante ocurrido en el barrio, pero ni muchos menos el único registrado recientemente. El mismo día que se prendió fuego al coche, varios policías requisaron un pistola de fogueo a un indigente que estaba en el parque de Teodoro Cuesta. A estos sucesos hay que sumar la quema de varios contenedores semanas atrás, la habituales trifulcas entre los indigentes, las amenazas a los vecinos y comerciantes y los más de cincuenta robos en vehículos estacionados en las proximidades del centro Calor y Café. Un problema añadido es el estado de abandono en el que se encuentran varias naves de la zona.

Los vecinos reclaman desde hace años al Ayuntamiento que ordene la demolición de estas instalaciones, que están ocupadas por transeúntes. El pasado mes de junio, los bomberos y la Policía desalojaron a los moradores de una de esas naves después de que sufriese un derrumbe parcial y la fachada estuviese a punto de precipitarse a la calle.

La población 'okupa' que se aloja de forma ilegal en estos inmuebles ronda la treintena y se ha visto notablemente incrementada en los últimos meses. De ahí que los incidentes hayan aumentado, de forma pareja, en el barrio.

Temas