El Comercio

Juzgan a cinco empresarios de Gijón por defraudar medio millón en un paraíso fiscal

  • La Fiscalía les acusa de crear una «empresa pantalla» en el el Principado de Liechtenstein

La Fiscalía solicita una pena individual de dos años de prisión para cinco empresarios de Gijón acusados de defraudar casi medio millón de euros a la Hacienda Pública utilizando una "empresa pantalla" domiciliada en un paraíso fiscal, el Principado de Liechtenstein. Los acusados integraban el consejo de administración de una empresa domiciliada en Gijón y dedicada a la importación de lingotes de hierro para venderlos entre acerías y fundiciones situadas en territorio español.

La Fiscalía sostiene que los acusados, movidos por la intención de obtener un beneficio con cargo al erario público ingresando menos cantidades de las debidas, en la declaración del Impuesto de Sociedades correspondiente al año 2006 consignaron en concepto de base imponible una cantidad inferior a la real.

Para ello, utilizaron una empresa domiciliada en Vaduz, (Principado de Liechtenstein), que actuaba como una empresa pantalla, ya que era utilizada con la única finalidad de descargar en ella parte del beneficio de la compraventa de lingotes de hierro. Esta empresa emitía facturas a la sociedad gijonesa por una supuesta compraventa de lingotes de hierro con unos importes inflados. La cuota defraudada por la empresa de Gijón en el ejercicio 2006 ascendió a 493.809 euros.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito contra la Hacienda Pública y solicita que se condene a cada uno de los cinco acusados a dos años de prisión y el pago de una multa de 500.000 euros. Además, el Ministerio Fiscal solicita que todos los acusados, de forma conjunta y solidaria, indemnicen a la Hacienda Pública con 493.809 euros (cuota defraudada), más los intereses legales. La vista oral está señalada a las 10:00 horas de mañana en el Juzgado de lo Penal número 1 de Gijón.