El Comercio

Los pozos de tormentas del Arbeyal y Hermanos Castro se reinician desde cero

Espacios ajardinados entre las oficinas de la EMA y la playa del Arbeyal, posible emplazamiento de uno de los futuros pozos de tormentas.
Espacios ajardinados entre las oficinas de la EMA y la playa del Arbeyal, posible emplazamiento de uno de los futuros pozos de tormentas. / DANIEL MORA
  • La EMA aprueba nuevos pliegos para la redacción de ambos proyectos tras renunciar a las bases que había elaborado en mayo

Vuelta a empezar. El plan para construir dos nuevos pozos de tormentas en Gijón, uno en las inmediaciones de la playa del Arbeyal y otro bajo el parque de los Hermanos Castro, arrancó ayer nuevamente desde cero después de que la EMA haya desistido de los pliegos que su propio consejo de administración aprobó en mayo para la redacción de ambos proyectos. La nueva dirección de la empresa municipal, encabezada por su gerente, Vidal Gago, considera que las bases elaboradas entonces no eran adecuadas, al dar una excesiva importancia a la parte económica.

«Es conveniente evitar el riesgo de la adjudicación de contratos mediante el único criterio del precio, ya que la coyuntura de falta de trabajo tanto en las empresas de ingeniería como en las constructoras hace que las ofertas realizadas por éstas estén muy por debajo de lo razonable», razona el gerente en la exposición de motivos de su propuesta para desistir de las bases de mayo, que ayer fue aprobada con el voto favorable de todos los consejeros, salvo el representante del PSOE, que se abstuvo. Gago recuerda que «después del desafortunado incidente de la rescisión del contrato para la construcción del tanque de tormentas de Hermanos Castro, no parece conveniente tratar de ahorrar unos pocos miles de euros en la redacción del proyecto cuando el montante total de los trabajos a realizar es de varios millones». En el caso concreto del nuevo pliego para el pozo de la zona este, señala que el presupuesto de 67.320 euros aprobado hace cuatro meses era «escaso» y plantea como más «ajustado» otro de 88.665 euros, para cuyo cálculo tiene en cuenta que en 2011 el mismo contrato se licitó por 115.000 euros, que en este periodo la inflación en Asturias ha sido del 2,8% y que los nuevos redactores podrán aprovechar la información de la que dispone de la EMA fruto de aquél proyecto fallido.

Precisamente este mes se han cumplido cinco años desde que la empresa municipal sacó por primera vez a concurso la redacción de un proyecto para construir un pozo de tormentas bajo los terrenos del antiguo parque inglés. En diciembre de 2011 los trabajos fueron adjudicados a Prointec, que entregó el documento técnico a la EMA en octubre de 2012. En base a ese proyecto, en julio de 2013 salieron a licitación las obras con un presupuesto de 7,9 millones de euros. En febrero de 2014 fueron adjudicadas por cinco millones a FCC.

Cuando la constructora inició sus trabajos, detectó que los estudios geotécnicos que le habían entregado contenían errores y que en el subsuelo había elementos que encarecían la obra. La ejecución conllevaría elevados sobrecostes, por lo que finalmente en septiembre de 2015 la EMA rescindió el contrato con FCC, que fue indemnizada con 152.000 euros.

Seis y nueve meses

Ahora tanto ese pozo de tormentas como el del Arbeyal inician su andadura desde el principio. En el caso de Hermanos Castro la empresa adjudicataria tendrá seis meses para elaborar el proyecto. La que redacte el del Arbeyal, cuya licitación se hará por vía de urgencia, tendrá nueve meses. Después aún deberán adjudicarse las obras, para las que los presupuestos de la EMA para 2017, que ayer Foro aprobó en solitario, solo reservan 200.000 euros, 100.000 por cada instalación. Habrá que esperar a 2018 para que los trabajos tomen velocidad de crucero.

Además de una nueva fórmula para el cálculo del precio, que representa un 60%, los nuevos pliegos exigen una mayor experiencia a los equipos redactores. En el caso del Arbeyal un 10% de la nota irá vinculada a la presentación de un estudio sobre la cuenca oeste y sus colectores. En Hermanos Castro el 14% responde a la definición de la campaña geotécnica, aspecto que falló en 2012.

Además de estos pliegos y de los presupuestos para 2017, que no contemplan ninguna partida para la puesta en servicio de la depuradora de El Pisón dada la incertidumbre sobre su futuro, el consejo de administración de la empresa de aguas aprobó la congelación de tarifas para el próximo año, con el único voto a favor de los representantes de Foro y PP. Por otra parte, el gerente informó de que ya se han hecho las mediciones batimétricas sobre el emisario de Peñarrubia, aunque está pendiente una nueva inmersión de los buzos para acabar de definir los trabajos necesarios para su reparación. También anunció que el 5 de octubre se firmará el acta de replanteo para iniciar los trabajos de limpieza del anillo navegable.