El Comercio

Los análisis de las últimas manchas en el mar descartan contaminación fecal

  • Según explicaron fuentes de la Consejería de Medio Ambiente no se ha detectado la presencia de grasas ni hidrocarburos y el pH es el habitual de las aguas marinas

Los análisis de las últimas muestras de agua recogidas el pasado fin de semana en el litoral gijonés, a raíz de la alarma generada por la aparición de nuevas manchas flotantes, ha vuelto a dar resultado negativo. Las muestras fueron recogidas por inspectores medioambientales del Principado y bomberos del Ayuntamiento de Gijón el domingo por la mañana en una zodiac frente a la playa de Peñarrubia.

Según explicaron ayer fuentes de la Consejería de Medio Ambiente, en los análisis físico-químicos de las últimas muestras no se ha detectado la presencia de grasas ni hidrocarburos (inferior a 1 miligramo por litro de agua). Además el valor de sólidos en suspensión es bajo (23 miligramos por litro de agua) y el pH es el habitual de las aguas marinas.

Respecto de los análisis microbiológicos, el Principado descarta que exista contaminación de origen fecal. En las muestras analizadas en laboratorio se vio que los valores de los parámetros indicadores (coliformes y enterococos) son realmente bajos, inferiores a 15. Desde la consejería se pone de relieve que los valores más exigentes que fija la normativa de calidad de aguas de baño son de 250 para los coliformes y 100 para los enterococos.

Principado y Ayuntamiento de Gijón siguen esperando una contestación del Ministerio de Medio Ambiente a la carta que ambas administraciones remitieron al Gobierno central solicitando una entrevista personal con la ministra en funciones, Isabel García Tejerina. Tanto Gobierno regional como Consistorio salieron decepcionados de la reunión de la comisión técnica sobre la depuradora del Este celebrada hace dos semanas en la sede ovetense de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC). Las dos administraciones consideran que el ministerio es poco receptivo a la solución técnica que proponen para restituir los filtros de desarenado y desengrasado que fueron desmantelados en la 'Plantona' por la construcción de la depuradora del Este. Una solución consistente en la recuperación de la vieja planta de pretratamiento con la instalación de equipos fijos o dispositivos desmontables, cuyo precio oscila entre 1,4 y 2,4 millones de euros. El Gobierno central pone reparos a esta medida paliativa porque sostiene que esos filtros tienen una función depuradora marginal.

Incidente de sentencia

El Ministerio de Medio Ambiente mantiene su confianza en que logrará convencer a la Audiencia Nacional para el uso parcial o total de los sistemas de la depuradora del Este cuando se resuelva el incidente de ejecución de la sentencia que dio la razón a los vecinos de El Pisón. Unos vecinos que rechazan la reconstrucción de la 'Plantona'.