El Comercio

«La apuesta de futuro era el pórtico», afirma el Comité de Empresa de la EBHI

  • «Ya veremos si la grúa mueve mil toneladas a la hora como dicen, pero aunque fuese así el descargador perdido llegaba a las 1.200»

Los representantes sindicales de la terminal de graneles sólidos de Gijón (EBHISA) no están satisfechos con la salida buscada por la empresa a la pérdida, por accidente, de uno de los tres pórticos de descarga que operaban en el muelle de Marcelino León, según manifestó a EL COMERCIO el presidente del Comité de Empresa, Fernando González. El motivo es que se va a sustituir un pórtico con una capacidad acreditada de descarga de 1.200 toneladas a la hora de media, que llega a 1.800 toneladas a la hora con bodega llena, por una grúa teóricamente capacitada para mover 1.000 toneladas a la hora, no está claro si de media o en condiciones óptimas.

Pero, según González, no es solo un problema de eficacia, sino también de seguridad, ya que el operario de un pórtico está físicamente situado sobre la bodega y ve exactamente lo que está haciendo, mientras que con una grúa hay que contar en ocasiones con la ayuda de otro operario ('amantero'), cosa especialmente peligrosa cuando queda poca mercancía en la bodega.

Las razones que dio la empresa a la representación sindical para explicar su decisión fueron económicas y de plazo de entrega. «No nos convencen -dijo González- porque sí está claro que un pórtico es más caro, pero los beneficios de EBHISA en los últimos años justifican una apuesta por el futuro, y la apuesta de futuro era el pórtico. En cuanto al plazo, la diferencia serían unos diez meses y nos podíamos arreglar como hicimos hasta ahora (la pérdida del pórtico siniestrado se produjo el 6 de enero, es decir, hace casi nueve meses, y la nueva grúa está previsto que entre en servicio dentro de un año).

Con una grúa automóvil alquilada como complemento a los dos pórticos que quedan, EBHISA moverá este año cerca de 13 millones de toneladas, menos que el pasado año por una significativa merma de las importaciones de carbón a causa de obras de acondicionamiento medioambiental de las centrales térmicas. Sin embargo, «si volvemos a los 15 ó 16 millones de toneladas, se echará en falta el tercer pórtico. Ya veremos si la grúa mueve mil toneladas a la hora, como dicen, pero, aunque fuese así, el descargador perdido llegaba a las 1.200», señaló el sindicalista.