El Comercio

Los vecinos de Laviada se concentrarán cada semana para exigir soluciones

Una pareja de agentes de la Policía Local, ayer, frente al parque de Teodoro Cuesta.
Una pareja de agentes de la Policía Local, ayer, frente al parque de Teodoro Cuesta. / PALOMA UCHA
  • La asociación vecinal se reúne hoy con los grupos municipales de la oposición para tomar medidas contra la inseguridad en el barrio

No están dispuestos a que este asunto caiga en el olvido. Por ello, el presidente de la asociación de vecinos de Laviada, Florencio Martínez, solicitará hoy al Ayuntamiento permiso para convocar concentraciones. De momento, para los martes de las tres próximas semanas. Después del abultado número de personas que se reunieron el pasado martes en el parque de Teodoro Cuesta, los residentes en el barrio saben que están unidos por un objetivo común: acabar con la inseguridad en el entorno del espacio verde. Hoy mismo está prevista la reunión entre los representantes del colectivo vecinal y los grupos municipales de la oposición.

Será, a las siete de la tarde, en la sede de la asociación. «Vamos a proponerles lo mismo que a Esteban Aparicio (concejal de Seguridad Ciudadana)», señaló Martínez. Es decir, el derribo de todas las naves fabriles abandonadas que quedan en la zona, donde los transeúntes han puesto cerraduras e, incluso, cobran a otros por el alquiler de camas, lo que a veces se convierte en motivo de conflictos y disputas. Naves como la de Aluminios Martínez o Vulcanizados Trancho se han convertido en auténticos refugios 'okupas', al igual que un bajo que se encuentra entre una empresa de mensajería y el edificio del diario EL COMERCIO.

«Problema de todo Gijón»

Asimismo, la asociación vecinal pondrá sobre la mesa que se trata de «un problema de todo Gijón». Según el presidente, las personas que originan los altercados «primero estaban en la plaza de Europa y luego en la Serena; si los echamos de aquí, se irán a otro lado». Dada esta complicada situación, los vecinos exigen a los responsables municipales que «tomen medidas porque hay que hacer algo concreto». Propone Martínez que se diseñe un plan de seguridad o que intervenga Servicios Sociales para atajar los incidentes protagonizados por los transeúntes que frecuentan los dispositivos asistenciales del barrio.

Desde que los ciudadanos de Laviada llamaran la atención sobre el conflicto -a raíz del incendio de un coche que causó un gran alarma-, se ha reforzado la presencia policial en la zona. De hecho, el pasado lunes, Aparicio les prometió que se iba a desplegar un operativo especial para controlar los incidentes, integrado tanto por agentes de la Policía Local como de la Nacional.