El Comercio

Cerca de 700 civiles jurarán bandera mañana al mediodía en el acto público de Las Mestas

  • El evento está promovido por el Ayuntamiento de Gijón y organizado por el Regimiento de Infantería Príncipe, que tiene sede en el cuartel Cabo Noval

Cerca de 700 civiles, la mayoría gijoneses, jurarán bandera al mediodía de mañana en un acto que inicialmente estaba previsto en el Náutico, pero acabó siendo llevado a Las Mestas debido al alto número de participantes. Se trata de un evento propiciado por el Ayuntamiento a instancia de un grupo de promotores que pronto reunieron a una cantidad importante de interesados, circunstancia que provocó la iniciativa municipal.

En todo caso, la organización corresponde necesariamente a una unidad militar, que es la que tiene la bandera, y que en este caso es el Regimiento Príncipe nº3, que aportará la Fuerza en formación (Compañía de Honores, Escuadra de Gastadores y Banda de Guerra del Regimiento). La ceremonia será presidida por el coronel jefe del Regimiento y comandante militar de Asturias, Raimundo Rodríguez Roca.

Según una nota de prensa que hizo ayer pública el Ministerio de Defensa, «se cuenta con la participación de unos 700 jurandos, que tras haber solicitado oficialmente el juramento o promesa ante su bandera, asumen voluntariamente su derecho y su deber de defender a España, tal y como establece el artículo 30 de la Constitución española».

Se trata de la tercera jura de bandera civil organizada en Asturias en los últimos tres años, y es la que reúne a mayor número de jurandos. Las tres fueron promovidas por ayuntamientos, en Oviedo, Cangas de Onís y, ahora, en Gijón. Anteriormente, también tuvo lugar una jura de bandera civil en Avilés, con motivo de la visita a su puerto del buque-escuela de la Armada española 'Juan Sebastián de Elcano'.

El acto es público, si bien se da preferencia a los familiares de los jurandos, y el amplio aforo de Las Mestas permitirá, salvo sorpresas, acomodar adecuadamente a cuantos quieran asistir.

Habrá un único acceso al recinto (por el hípico), que se abrirá al público entre las diez y media y las once de la mañana. Los propios jurandos están convocados una hora antes del comienzo del acto, previsto para las doce del mediodía. A su llegada, deberán identificarse en unas mesas establecidas al efecto, con el Documento Nacional de Identidad u otro documento oficial suficientemente acreditativo de su persona, para comprobar que están en la lista de inscritos.

Jurandos en la grada

Los jurandos se sentarán en la grada principal (350 a un lado y 350 a otro), y se procurará que los familiares estén próximos a ellos, si bien la falta de espacio obliga a que la mayoría sean dirigidos a la grada de público general. Se calcula que el acto finalice en torno a las dos de la tarde, es decir, aproximadamente dos horas después del inicio.

Habitualmente, la unidad militar organizadora de este tipo de actos permite la incorporación de interesados a la jura el mismo día de su celebración y, obviamente, en esas circunstancias, sin solicitud previa, pero no hay previsión de que en este caso pueda admitirse esa improvisación, debido a la gran cantidad de preinscritos.

El procedimiento habitual se inicia con la formación de un grupo promotor, que presenta las solicitudes firmadas en la Delegación de Defensa, en Oviedo. Si el número lo justifica, el ayuntamiento donde se crea el grupo, en este caso Gijón, asume la iniciativa ante la Delegación de Defensa, que traslada el deseo a la unidad militar capaz de responsabilizarse de la organización y presidencia del acto.