El Comercio

El 72% de los gijoneses apoyan crear en las afueras un recinto para eventos

  • Un estudio elaborado por Asturbarómetro para el PP sitúa el paro, el urbanismo y la contaminación como los problemas que más preocupan en la ciudad

Casi tres de cada cuatro gijoneses verían con buenos ojos la creación de un recinto de ocio en las afueras de la ciudad que pudiera acoger conciertos y otras actividades sin causar molestias a los vecinos del casco urbano. Así lo recoge un estudio realizado por Asturbarómetro para el PP de Gijón y que representa la segunda entrega de 'Vivir Gijón', una serie de trabajos demoscópicos con los que, según explicó el portavoz municipal de los populares, Mariano Marín, se pretende «conocer las opiniones de los ciudadanos sobre determinados aspectos de la vida municipal y obtener certezas sobre sus inquietudes». Además de preguntar a los encuestados sobre cuáles eran para ellos los principales problemas de la ciudad, se les pidió su postura sobre diversas cuestiones, desde la libre elección de centro escolar hasta los usos de Tabacalera, la escasez de arena en la playa de San Lorenzo o la supresión del tráfico en el Muro.

Cuestionados sobre si veían necesario trasladar a un espacio convenientemente acondicionado, pero fuera de la ciudad, los eventos lúdicos que puedan afectar al descanso de los vecinos, un 72,2% aseguraron estar algo (12,7%), bastante (26,6%) o totalmente de acuerdo (32,9%). El apoyo a esta posibilidad es más elevado entre los mayores de 66 años, donde alcanza el 87,1%, y entre los encuestados de 18 a 35 años, con un 75% de acuerdo.

Si se tiene en cuenta la intención de voto en las próximas municipales, entre quienes apoyarán al PP el respaldo a este proyecto es del 92,3%, entre los socialistas del 76,9%, entre los votantes de Foro del 75% y entre quienes se sienten más próximos a IU o a Xixón Sí Puede, del 58,8%. Por otra parte, un 67,1% de las personas sondeadas defendieron que dicho recinto debería estar dotado de aparcamientos suficientes y también de accesos por carril-bici y senda peatonal. La construcción de un espacio de estas características es una vieja propuesta del PP, que en la última campaña electoral planteó como lugar idóneo para ello el entorno del Jardín Botánico Atlántico.

Arena de San Lorenzo

Asturbarómetro pidió, por otra parte, a las 403 personas encuestadas valorar del 0 al 10 la importancia que tenía «para los vecinos de Gijón y para los turistas que el Ayuntamiento intervenga para solucionar el problema de escasez de arena en la playa de San Lorenzo». La nota media fue de 8,7, con tan solo un 3,8% de los sondeados dando una calificación por debajo del 5. El 10 fue la valoración que más veces se repitió.

Otro asunto que se invitó a puntuar fue la conveniencia de convertir la avenida de Rufo García Rendueles, el Muro, en un bulevar sin tráfico «y dedicado solo a peatones, con carril bici, equipamiento infantil, hostelería y vía de servicios para vecinos y comerciantes». Aunque un tercio de los encuestados otorgó un 10 a esta idea, otro tanto la valoraron por debajo del 5. La nota media resultante fue un 6,1. Resultado similar obtuvo la pregunta sobre una propuesta similar para la calle de Claudio Alvargonzález, en el Muelle.

Elección de colegio

Con motivo del inicio del nuevo curso, el sondeo dedica un apartado específico a cuestiones relacionadas con la educación. Pregunta por un lado sobre el modo en que los padres deberían poder elegir el centro escolar para sus hijos. De las tres respuestas permitidas, el 66,6% de los encuestados abogaron por la «total libertad, sin más libertad que la capacidad física de los propios centros». Un 26,7% se mostraron conformes con la fórmula vigente, con la posibilidad de elegir entre los centros asignados a las diferentes zonas de residencia o trabajo, y un 6,7% defendió que las familias no debían tener ninguna capacidad de elección y que cada menor acuda el centro que asigne la administración.

Además, un 84,4% de los gijoneses vería positivo que el Ayuntamiento hiciera préstamos para estudios a alumnos universitarios o de FP, que estos deberían devolver, en función de sus ingresos, cuando empiecen a trabajar.