El Comercio

«Necesitamos un Pelayo en este país porque si no vamos al garete»

  • Raad Salam

  • Profesor del Instituto Bíblico Oriental

  • «Esta última ola de inmigración es el caballo de Troya para una segunda conquista de España y Europa»

«El Islam es un peligro real, es un mal y para vencerlo hay que conocerlo y reconocerlo», dijo ayer en una conferencia en el Ateneo Jovellanos Raad Salam, profesor del Instituto Bíblico Oriental de León, quien fue presentado como «prestigioso conocer del Islam». «Para mí el Islam es el anticristo», sentenció el conferenciante.

Salam, que logró asilo político en 1995 y tiene actualmente nacionalidad española, considera que «necesitamos un Pelayo en este país, porque si no vamos al garete». No fue el monarca astur el único protagonista de la reconquista citado por el profesor, quien dio «gracias a Isabel la Católica por echar a los musulmanes del país. Si no, todas las mujeres estarían usando burka y todos los hombres tendrían que hacer cinco flexiones al día».

El conferenciante del Ateneo Jovellanos advirtió sobre que «esta última ola de emigración es el caballo de Troya para una segunda conquista de España y Europa», pues «el Corán dice que tierra conquistada, tierra musulmana para siempre». Sin embargo, denunció, «nuestros políticos no hacen nada y además están colaborando».

El objetivo está explícitamente declarado en un programa de la televisión de Catar, donde se proclama que «vamos a conquistar Europa por el vientre de nuestras mujeres y la emigración» y argumentó que las mujeres europeas tienen una media de 1,4 hijos, mientras las musulmanas llegan a 4,4, de forma que «en 2030 llegará a haber 58 millones de musulmanes en Europa. Raad Salam se preguntó si se puede dialogar con el Islam y explicó a renglón seguido que el Corán ordena a sus fieles «no tomar amigos judíos ni cristianos». Antes bien, «rezan cinco veces al día y 17 veces repiten insultos contra judíos y cristianos. Nos llaman 'extraviados' y dicen que somos lo peor de la creación».

Islamófobo incómodo

Al inicio de la conferencia, el orador había advertido de que «a veces dicen que soy islamófobo, políticamente incorrecto o incómodo, pero si decir la verdad es eso, yo soy tal, y a mucha honra». No obstante, también precisó que «no guardo odio ni rencor a los musulmanes. Estoy contra la ideología del Islam, no contra las personas. Hay muchos que son buenos, pero eso es a pesar del Islam, no gracias al Islam».