El Comercio

Detenidos dos gijoneses por cultivar marihuana en Carreño

Plantas decomisadas por la Guardia Civil en la finca de Carreño. Sumaban 32 kilos de marihuana.
Plantas decomisadas por la Guardia Civil en la finca de Carreño. Sumaban 32 kilos de marihuana. / G. C.
  • La Guardia Civil decomisó 35 plantas detrás de una nave y arrestó a dos individuos de 52 y 34 años por un delito contra la salud pública

Dos vecinos de Gijón de 52 y 34 años han sido detenidos por la Guardia Civil acusados de cultivar marihuana en una finca del concejo de Carreño. Les fueron incautadas 35 plantas, que arrojaron un peso de 32 kilogramos.

La investigación fue llevada a cabo por la Comandancia de Guardia Civil de Gijón en las últimas semanas en el marco de la lucha contra el tráfico de sustancias estupefacientes. Según explicaron desde el Instituto Armado, «el titular de la finca tenía instado en el interior de su propiedad y detrás de una nave, una construcción temporal de forma cuadrada y formada por ocho postes y una cubierta de plástico». Sin embargo, la plantación era visible desde un lateral de la construcción provisional.

Fue el jueves, 29 de septiembre, en torno a las ocho de la tarde, cuando los agentes lograron identificar al titular de la finca y procedieron a la incautación de 30 plantas de marihuana de diversos tamaños al acceder con él a la propiedad.

Tal y como pudieron constatar, «la marihuana se encontraban plantadas en el suelo y también en macetas. Otras cinco plantas estaban en el interior de la nave ya en proceso de secado». Además, los funcionarios encontraron una caja que contenía cogollos secos, supuestamente listos para su consumo.

La Guardia Civil ha detenido al propietario de la finca y a otro hombre más joven, quien presuntamente era el encargado de mantener la plantación. Ambos están acusados de un delito contra la salud pública, en su modalidad de cultivo de sustancias estupefacientes. Han sido puestos en libertad con la obligación de comparecer ante el juzgado de Guardia de Gijón cuando sean requeridos.

«Las plantas incautadas serán destruidas tras el correspondiente tratamiento y obtención de muestras para su análisis en contenido de THC, y contando con la correspondiente autorización judicial», puntualizan desde la Comandancia.