El Comercio

El Principado exige medidores en el entorno de las baterías de coque

La nueva autorización ambiental integrada de ArcelorMittal conllevará la exigencia de instalar dos medidores de contaminación en el entorno de las baterías de coque para un mayor control del benceno. Según anunció la consejera de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Belén Fernández, la revisión de esa autorización, que establecerá límites cuantitativos para este contaminante, estará lista la próxima semana. Los datos que registren los nuevos medidores serán correlacionados con una campaña de medición con estaciones itinerantes que se pondrán en el entorno de los núcleos poblados.

El viernes la consejera aseguró que se está haciendo una revisión general de las autorizaciones ambientales para «establecer mayor concisión sobre algunos parámetros y darle un carácter obligatorio a aspectos que en la versión inicial figuraban a modo de recomendación. También incorporaremos la necesidad de medidas para atajar el problema de las partículas sedimentables».