El Comercio

«Sois unos españoles valientes por dar este paso»

El coronel Rodríguez toma juramento.
El coronel Rodríguez toma juramento. / ARIENZA / PETEIRO
  • El batallón Toledo del acuartelamiento Cabo Noval formó la compañía de honores en una ceremonia a la que asistieron 3.000 personas

  • El coronel Raimundo Rodríguez Roca recordó a los jurandos que la bandera «es el pilar que afianza el patriotismo»

El coronel Raimundo Rodríguez Roca, jefe del Regimiento Príncipe número 3 y comandante militar de Asturias, no podía ocultar su satisfacción por la presencia de 750 personas dispuestas a participar en la jura de bandera civil. Tras asegurar que el de ayer fue «un día feliz», indicó a los jurandos que «sois unos españoles valientes por dar este paso adelante de sentimiento patriótico». Resaltó el «coraje» de todos ellos y les recordó que «la enseña nacional es el pilar que afianza el patriotismo de muchas soberanías. Es símbolo permanente de unidad». Pero también les explicó qué significa jurar bandera: «Es un compromiso vitalicio basado en la fidelidad y lealtad a España» y «una promesa que os habéis hecho a vosotros mismos».

Para desarrollar la jura de bandera civil, que se llevó a cabo en el campo central de Las Mestas, se desplegó una gran tarima de madera, junto a la que formó la fuerza (escuadra de gastadores, banda de guerra, bandera del Regimiento Príncipe y la compañía de honores). Una vez militares y jurandos en posición, las autoridades se colocaron en los lugares de honor. Junto al coronel Rodríguez Roca, el delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, y la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón. En la tribuna de autoridades civiles, los concejales Fernando Couto y Esteban Aparicio. Mucho más nutrido el estrado destinado a los militares, como Vicente Bravo Corchete, delegado de Defensa en Asturias; Fernando Brinquis, comandante Naval; Ángel Treceño, comandante militar del Ejército del Aire en Asturias; Francisco Javier Almiñana, coronel jefe de Asturias de la Guardia Civil; Luis Germán Avilés, jefe de la comandancia de Oviedo de la Guardia Civil, y Dámaso Colunga, comisario de Policía en Gijón, entre otros.

Música asturiana

Los 750 jurandos pasaron «frente a la bandera, besándola en señal de respeto y en confirmación del juramento realizado», tal y como se explicó por la megafonía de Las Mestas, y comenzó la jura de bandera civil. Durante media hora, al ritmo de música asturiana interpretada por la banda de guerra del Regimiento Príncipe número 3, uno a uno fueron pasando todos los jurandos ante la enseña nacional. El primero en hacerlo fue el comisario Dámaso Colunga, ya que tenía que ocupar su puesto en la tribuna de autoridades.

La última en jurar bandera fue una mujer, ayudada por un andador, y al dejar atrás la enseña nacional el aplauso de las aproximadamente 3.000 personas que se reunieron en Las Mestas (entre jurandos, familiares, militares y espectadores) fue unánime, rompiendo así la solemnidad con que se había llevado hasta el momento el acto.

Otro de los momentos más motivos fue el homenaje a los caídos. Al son de 'La muerte no es el final'. Dos militares ataviados con uniforme de época y escoltados por los guiones y banderines del Regimiento Príncipe número 3 y sus dos batallones (Toledo y San Quintín), depositaron una corona de laurel ante el monolito a los caídos. Y es que el coronel Raimundo Rodríguez Roca había recordado que en los últimos 25 años hasta 172 militares españoles habían perdido la vida en operaciones en el exterior. Recordó especialmente al último fallecido en Irak, el pasado septiembre, el soldado Aarón Vidal López. El homenaje a los caídos culminó con el disparo de salvas, que retumbaron en todo el recinto deportivo.

Ya quedaba poco para finalizar un acto esperado durante años por muchas personas. El himno de Infantería, cantado por todos los militares presentes, dio paso al broche de oro de la parada militar: el desfile de toda la fuerza frente a las dos tribunas de Las Mestas y ante las autoridades civiles y militares. De nuevo, los aplausos de los asistentes dieron muestra de la comunión existente entre los asturianos y su Ejército. Y es que, como había explicado el coronel Rodríguez Roca, «la Brigada Galicia VII y el Regimiento Príncipe número 3 tienen sólidas raíces asturianas y es el segundo más antiguo de Europa».