El Comercio

Multa al dueño de un perro que se comió dos barras en una panadería

  • La Policía Local le sanciona con 300 euros por «no ejercer el suficiente y adecuado control» sobre el animal, que se escapó en Somió

'Pancho' la lió ayer. El perro, un labrador, se escapó minutos antes de las once de la mañana junto a 'Rufo', el otro animal de un vecino de Somió que en ese momento salía de casa con su vehículo. Los dos canes aprovecharon la apertura del portón para salir a la carrera sin que su propietario tuviera opción de reaccionar a tiempo para evitarlo. La familia inició entonces una intensa búsqueda por la zona para tratar de dar con los dos perros.

'Rufo' apareció a los pocos minutos, atraído por el olor de la comida que habían dejado a la puerta de la casa para tratar de llamar su atención. Pero, para entonces, 'Pancho', que además se había quitado el collar con las patas, ya estaba demasiado lejos.

Como no lograban dar con él, los propietarios llamaron a la Policía Local para alertar de su fuga y advertir de que era un animal manso. A los pocos minutos les llamaban de la jefatura para darles la buena noticia. 'Pancho' había aparecido en la calle Dionisio Cifuentes. La mala fue que el animal había entrado en una panadería y se había comido dos barras de pan. Y que su aventura dominical por Somió le va a costar a su dueño 300 euros. Y eso, gracias a que ningún vecino presentó denuncia contra él. Porque en ese caso, le advirtieron los agentes, la sanción habría ascendido a 600 euros. En la multa, por una infracción leve, consta que no ejerció «el control suficiente y adecuado» sobre el animal. También que 'Pancho', «suelto por la acera y la carretera, entra en panadería y se come dos barras de pan». La panadera, que perdonó su glotonería, no reclamó ni un euro por el género perdido.