El Comercio

Gabino de Lorenzo, ayer, en Oviedo.
Gabino de Lorenzo, ayer, en Oviedo. / Á. PIÑA

«Hay que adaptarse a las circunstancias», dice De Lorenzo de la centralización del 091

  • El delegado del Gobierno alude a la optimización de recursos para cerrar la centralita de la Comisaría de Gijón

«De lo que se trata es de optimizar el servicio, de hacerlo más eficaz, más eficiente. Es evidente que hay que adaptarse a las circunstancias. Es una cuestión general en todas las administraciones y en todas las provincias en lo que se refiere a las comisarías de la Policía Nacional». Gabino de Lorenzo, delegado del Gobierno en Asturias, se refirió ayer de esta forma a la decisión de la Dirección General de la Policía de centralizar todas las salas del 091 en una única centralita en la Jefatura Superior de Policía, en Oviedo.

Tal y como adelantó EL COMERCIO, la Comisaría de Gijón se queda sin centralita del 091 a partir del 1 de noviembre, después de 38 años de servicio ininterrumpido y atendiendo una media de 5.000 llamadas al mes. El comisario de Gijón, Dámaso Colunga, habló durante la fiesta del patrón de los Santos Ángeles Custodios para referirse al mismo asunto: «El ciudadano no tendría que notar el cambio en absoluto», dijo.

Explicó que los vehículos patrulla los va a controlar una pantalla en Oviedo, «donde se recibirá todo, desde dónde se realiza la llamada y también dónde están geolocalizados cada uno de los vehículos disponibles». Pese a los avanzados dispositivos tecnológicos, el comisario incidió en que «el responsable de seguridad ciudadana sigo siendo yo, aunque los coches los manejen desde Oviedo». «El ciudadano no tiene por qué notar para nada el cambio, ese es el objetivo inicial», insistió el comisario. Los efectivos actualmente destinados en la sala del 091 serán recolocados en otros servicios de la misma Comisaría.

«Laviada, un problema social»

Dámaso Colunga se refirió también al problema de inseguridad y convivencia en el barrio de Laviada, para el que los vecinos urgen una solución efectiva. «No es un problema eminentemente policial, sino social», manifestó. Para atajarlo, dijo, «hay que buscar soluciones sociales. «Es inviable mantener una presencia de la Policía durante 24 horas en el entorno del parque de Teodoro Cuesta», añadió.

Como ya hicieran la semana pasada, hoy a las 18 horas, los vecinos volverán a concentrarse en el parque para urgir a las autoridades municipales y también a la Policía para que se tomen medidas.