El Comercio

El Consistorio impedirá cambiar el nombre a los edificios municipales

  • La nueva ordenanza de publicidad exterior llega para regular situaciones no contempladas en la normativa vigente, que se remonta a 1993

Edificios municipales tan emblemáticos como El Molinón, el Antiguo Instituto o el Teatro Jovellanos mantendrán su nombre original, al que no se añadirá ningún 'apellido' comercial. Al menos, mientras Foro siga al frente del Ayuntamiento. Así lo aseguraron ayer fuentes municipales consultadas por EL COMERCIO. Las mismas que indicaron que «no permitirá cambiar el nombre a los edificios municipales por motivos publicitarios».

El Consistorio sale así al paso del revuelo generado en torno al proyecto de ordenanza aprobado la pasada semana para regular la publicidad en el municipio que, según recoge en su artículo 5, abre la puerta a que se autoricen «actividades publicitarias sobre edificios, instalaciones u otras propiedades municipales». Para ello, especifica el documento, será necesaria «una concesión de uso sometida a los pliegos de condiciones que la rijan».

Se trata, explicaron ayer desde la Alcaldía, de una ordenanza que permitiría, por ejemplo, la instalación de anuncios en la fachada del Centro de Cultura Antiguo Instituto, incluidos los del propio Ayuntamiento. En definitiva, la finalidad de esta nueva normativa es regular situaciones que actualmente no están contempladas en la ordenanza vigente, la cual se remonta a 1993.

El texto, que fue aprobado el martes de la pasada semana, deberá someterse ahora a la tramitación propia de cualquier ordenanza: enmiendas de la oposición, aprobación inicial en el Pleno, exposición pública, alegaciones y aprobación definitiva. Los grupos mayoritarios de la oposición y la Unión de Comerciantes ya manifestaron, el pasado lunes, sus dudas acerca de la nueva ordenanza.