El Comercio

«Que derriben o tapien, pero que lo hagan ya», piden en Laviada

Floro Martín conversa con un agente. A la derecha, José Jiménez, vicepresidente vecinal.
Floro Martín conversa con un agente. A la derecha, José Jiménez, vicepresidente vecinal. / CITOULA
  • Los vecinos volvieron a concentrarse en el parque de Teodoro Cuesta para pedir una solución a los problemas de convivencia con transeúntes

Ni la lluvia que comenzó a caer pasados unos minutos de las seis de la tarde logró disuadir al cerca de un centenar de vecinos de Laviada que, por segundo martes consecutivo, se concentró en el parque de la calle Teodoro Cuesta para exigir una solución a los problemas de convivencia con transeúntes que, critican, no han dejado de aumentar en los últimos tiempos.

Durante la protesta, en la que pese a la presencia de varios agentes de Policía Local hubo algún que otro intercambio de reproches entre transeúntes y manifestantes, el presidente de la asociación de vecinos de Laviada, Floro Martín, informó a los presentes del resultado de la reunión mantenida el pasado jueves con los grupos de la oposición municipal. «El jueves (mañana) se celebrará una comisión extraordinaria de Urbanismo para tratar el tema y todos los representantes de la oposición aceptaron por unanimidad trasladar nuestra propuesta de que se derriben las naves abandonadas que tienen ocupadas estas personas o, en su defecto, se tapien como es debido. En la comisión estarán presentes representantes de la Concejalía de Servicios Sociales, pues no debemos olvidar que éste es un problema de toda la ciudad y lo que queremos es una solución definitiva, no trasladar el problema a otros barrios», explicó. Sus palabras fueron bien recibidas por los presentes, los cuales añadieron una petición más: celeridad. «Que hagan lo que consideren que es mejor, pero que lo hagan ya, pues no podemos seguir así. Cualquier día habrá una desgracia», anotó una vecina.

Martín también explicó cómo ayer mismo recibió una llamada por parte de uno de los constructores propietarios de las naves okupadas quien manifestó su total disposición a derribar las edificaciones «en cuanto lo solicite el Ayuntamiento. Me aseguró, además, que estaba dispuesto a ceder el solar a alguna ONG para que ésta lo gestione como aparcamiento», indicó. El presidente vecinal aprovechó también para convocar la siguiente concentración para el próximo martes, 11 de octubre, en caso de que el resultado de la comisión extraordinaria de Urbanismo de mañana no satisfaga sus peticiones. «Mientras esto se soluciona sí que os pido que no os enfrentéis a estas personas, pues al final somos nosotros quienes salimos perdiendo», aconsejó a sus convecinos.

Los residentes en las inmediaciones del parque de Teodoro Cuesta llevan meses quejándose por la presencia, cada vez más numerosa, de transeúntes que «orinan, defecan, vomitan, se pelean, increpan a los vecinos e incluso producen destrozos en portales, vehículos y mobiliario urbano. No sé qué pasó en los últimos dos o tres años, pues nosotros llevamos más de dos décadas residiendo en la zona y nunca vimos problemas como los de ahora», aseveraron Fernando González y Sonia Menéndez.

El incendio de un coche estacionado en la calle Diario El Comercio el pasado 22 de septiembre, mismo día en que agentes de la Brigada de Policía Judicial requisaron un arma simulada a un conocido delincuente en el parque de Teodoro Cuesta, acabó con la paciencia de los vecinos, quienes, aseguran, no pararán de presionar hasta que se ponga solución al problema.

Temas