El Comercio

La escuela infantil del Cabrales está a la espera del visto bueno de Patrimonio

  • Convertir el edificio en un centro de 0 a 3 años pasa por una ampliación en el terreno del patio, algo ahora imposible por el tipo de protección

El proyecto estaba avanzando y el dinero, reservado. Pero el antiguo colegio Cabrales sigue a la espera de poder tener el uso previsto: una escuela de 0 a 3 años, que vendría a cubrir las necesidades del centro de la ciudad, que no cuenta con ningún equipamiento de este tipo. Hace dos días, Ciudadanos urgía al equipo de gobierno a informar sobre el estado del proyecto y dar plazos. Esto último, por el momento, es imposible. Y lo es porque el proyecto no puede avanzar ahora mismo.

El equipo de gobierno informó ayer de que el pasado 27 de septiembre la propia alcaldesa, Carmen Moriyón, junto a la concejala de Educación, Montserrat López, mantuvieron un encuentro con el consejero de Educación, Genaro Alonso, que estuvo acompañado de responsables del área de Patrimonio de la consejería. La cuestión es que, en marzo del pasado año, el Principado aprobó la inclusión del edificio en el inventario del Patrimonio Cultural de Asturias, con la categoría de protección integral. Y eso, como ya se advirtió entonces, dejaba en el aire el proyecto.

La idea era habilitar seis unidades para los más pequeños, además de los servicios comunes que necesita una escuela infantil, como la cocina y el comedor. Para ello, se hacía obligatorio abordar una ampliación del edificio, ocupando parte del patio. Y eso ahora mismo, con la protección que tiene, parece imposible.

Todo eso se puso sobre la mesa en aquel encuentro. Asegura Montserrat López que la disposición de la consejería es buena. Por el momento, el Ayuntamiento está a la espera de que el Principado fije una visita acordada: la que realizarán conjuntamente técnicos municipales y del Gobierno regional al propio colegio. Tras esa visita deberá aclararse si el proyecto cuenta con el visto bueno de Patrimonio o no. Los técnicos locales consideran que es sencillo superar los obstáculos de la protección del inmueble y llevar a cabo el proyecto tal y como estaba ya avanzado en unos pliegos que, ahora mismo, están parados.

Si el equipo de gobierno recibiera el 'ok' la intención es poner todo en marcha cuanto antes: acabar de redactar los pliegos, sacar a licitación el proyecto y adjudicarlo para poder llevar a cabo las obras en 2017. La escuela infantil del centro de Gijón contaba con un presupuesto reservado de 600.000 euros y su demanda viene de lejos.

Contrueces

Mejor van las cosas para la futura escuela de 0 a 3 años de Contrueces que, aunque fue solicitada y aprobada después, ha tenido más éxito. Una vez acordada la permuta de los terrenos entre el Ayuntamiento de Gijón y el Principado, todo hace indicar que la de Contrueces se convertirá en la escuela infantil número 13 de Gijón. De hecho, ya salió a contratación el estudio geológico y geotécnico de la parcela, que tiene 1.816 metros cuadrados y que está ubicada junto a la intersección entre las calles del Río Eo e Irene Fernández Perera y de 1.816. Se trata también de una vieja reivindicación vecinal.