El Comercio

«La Laboral todavía escuece un poco»

El historiador Miguel Ángel Álvarez, ayer, ante la audiencia del Ateneo Jovellanos.
El historiador Miguel Ángel Álvarez, ayer, ante la audiencia del Ateneo Jovellanos. / CITOULA
  • Miguel Ángel Álvarez explicó en el Ateneo Jovellanos el «contenido» del monumental edificio

  • «La Sala de Pinturas es la Capilla Sixtina de Asturias y, sin embargo, no es fácil verla porque solo de forma ocasional se incluye en el recorrido de las visitas guiadas»

Miguel Ángel Álvarez, licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Oviedo, guía durante siete años de Laboral Ciudad de la Cultura y con una tesis en marcha sobre Enrique Segura, autor de las pinturas del teatro del monumental edificio de Luis Moya, inició ayer un ciclo de conferencias organizado por el Ateneo Jovellanos que trata de «desvelar» los valores artísticos que la Laboral encierra.

A su juicio, «del conjunto monumental es mucho más conocido el continente que el contenido», pero eso no debería conducir a entender como secundaria la calidad de los autores de las estatuas que adornan los patios ni de las pinturas en estancias interiores como el teatro, la cafetería o la biblioteca.

El conferenciante defendió que tras el primer impacto visual que provoca el edificio de Luis Moya, en el interior de la Laboral hay mucho que ver y entender. «Probablemente una de las pinturas más conocidas sea la de la cafetería, porque es un lugar de libre acceso, pero hay que saber también qué significa esa obra de Francisco Arias, que es una exaltación de la Virgen de Covadonga realizada en torno a los años 50 del siglo pasado». Las pinturas del teatro y de la entrada a la biblioteca son otro ejemplo citado por Miguel Ángel Álvarez de obras artísticas destacables que alberga la Laboral y que, en la mayoría de los casos, están a la vista de cualquier visitante, de forma gratuita y sin tener tan siquiera que concertar una visita guiada.

Los mosaicos exteriores de la capilla, debidos a la mano de Santiago Padrós, merecieron también pormenorizada explicación y encendida alabanza de Miguel Ángel Álvarez, ya que fueron proyectados siete, dibujados seis y realmente ejecutados cinco: dedicados a San Rafael, San Miguel Arcángel y a tres de los cuatro evangelistas.

Pero el recorrido de Álvarez por los elementos artísticos de la Laboral no se quedó en las creaciones de los primeros años de existencia del edificio, sino que llegó hasta este siglo, cuando la dirección de obra de los trabajos de acondicionamiento del conjunto monumental para su utilización actual se realizaron 'las constelaciones', una reproducción del cielo del 29 de marzo de 2007, a las 21 horas, en las bovedillas sobre los antes referidos mosaicos.

Un valor «silenciado»

Una característica de las obras objeto de la conferencia de ayer en el Ateneo Jovellanos es, según el ponente, la escasez de bibliografía o estudios sobre los autores. Negó tajantemente que se deba a falta de calidad y señaló que «no se quiso darles valor por interés político. Todo lo relacionado con la Universidad Laboral estuvo siempre silenciado, pero ese silencio no dura eternamente y las cosas salen».

Aún hoy, dijo Miguel Ángel Álvarez, «la Laboral escuece un poco y no hay interés en darla a conocer. Si no fuese así, habría mayores ayudas y apoyos para divulgar sus obras. Pero hay dificultades incluso para acceder a los archivos. Pasaron al Archivo Histórico, pero siguen encarpetados y en muchos casos hay que acudir a fuentes privadas, como familiares de los artistas, para conseguir datos.

En cualquier caso, el experto no duda en señalar la Sala de Pinturas como obra más destacable de la Laboral. «Es la Capilla Sixtina de Asturias y, sin embargo, no es fácil verla porque solo de forma ocasional se incluye en recorrido de las visitas guiadas».

'La Universidad Laboral desvelada' es el título del ciclo de conferencias iniciado ayer por el Ateneo Jovellanos, que habla bien a las claras de su objetivo.