El Comercio

«Vi llegar a los policías y me dio miedo porque venían con actitud de cargar»

Manifestación a la entrada del juicio.
Manifestación a la entrada del juicio. / Alex Piña
  • En la sesión de hoy a los 'nueve del Jovellanos' han declarado los 25 testigos citados por la defensa. Niegan que los concentrados agrediesen a los agentes

La sesión de este miércoles del juicio a los 'nueve del Jovellanos' han estado centrada en la declaración de los 25 testigos citados por la defensa. Los cinco primeros en testificar aseguraron que no vieron a ninguno de los concentrados agredir a los policías y que estaban allí «de forma pacífica» como ya habían hecho en ocasiones anteriores en manifestaciones convocadas por Amigos del Pueblo Palestino.

«Llevábamos allí un rato cuando vi llegar a los policías y me dio miedo porque venían con actitud de cargar, como así acabó siendo», declaró una testigo. En esa misma línea se han pronunciado ante el Tribunal los declarantes, citados todos ellos por los abogados de los nueve acusados.

Segunda sesión del juicio

Así ha comenzado la tercera jornada del juicio después de que ayer declaran como testigos en el Tribunal Superior de Justicia de Asturias los cinco policías de de la Unidad de Prevención y Reacción de la Policía (UPR). Según sus propias palabras, los procesados -no todos- les agredieron cuando trataron de impedir que se avalanzasen sobre las personas que entraban al coliseo. «Entraron en el teatro Jovellanos gritando que iban a reventar el acto, que ese espectáculo de asesinos no se iba a celebrar costase lo que costase y empezaron a insultar e increpar a los trabajadores de la compañía y a los del teatro. Ya en la calle zarandearon al público que intentaba entrar a ver la función y en un momento dado nos acorralaron a nosotros y varios de ellos nos agredieron, lo único que hicimos fue defendernos y proteger al público».

La voz cantante, según los policías, la llevó el exconcejal de Izquierda Unida Jesús Montes Estrada 'Churruca', que ayer se acogió a su derecho a no declarar -«prefiero esperar al turno de mi última palabra», dijo- y únicamente se pronunció para pedir perdón ante el tribunal por haber llamado minutos antes «franquista» a la fiscal Berta Fernández por haberse dirigido a él como Jesús Montes, alias Churruca. El mismo sobrenombre fue utilizado por sus compañeros que sí declararon, entre ellos Enrique López, diputado de Podemos, quien reiteró su inocencia y aseguró que intentó «mediar entre los manifestantes y la Policía cuando la cosa se empezó a poner fea». «Todo ocurrió muy rápido, fueron unos 20 ó 30 segundos y lo único que hice fue contribuir a que no pasase nada, pero hubo una avalancha de golpes», añadió. A las preguntas de por qué en una de las imágenes de la trifulca se le ve con los brazos en alto contestó: «Estaba levantando el puño como acto de reivindicación, lo hago también para saludar a la gente e incluso cuando suena el 'Asturias Patria Querida'».

Los hechos que están siendo juzgados en el TSJA tuvieron lugar en julio de 2014 antes del espectáculo de una compañía israelí denominada 'Rythm in Motion'. La manifestación antisionista fue convocada por la Asociación del Pueblo Palestino, si bien se unieron otros colectivos. «La concentración empezó de forma pacífica, pero en un momento dado algunas personas, encabezadas por Jesús Montes Estrada, animaban al resto a acercarse a las puertas del teatro para que el público no pudiese entrar. Les gritaban 'asesinos' y 'cómplices' y llegaron a zarandearlos, hubo que meter a gente por las puertas laterales y hubo incluso niños que entraron llorando», relató el subinspector de la UPR.

Además de 'Churruca', otros tres procesados prefirieron no declarar y esperar al turno de la última palabra para explicar su visión del episodio que los ha llevado a sentarse en el banquillo de los acusados por delitos de lesiones y atentado a la autoridad. Los cinco procesados que sí explicaron su versión de lo ocurrido, durante las más de ocho horas que se prolongó la vista oral, contestaron a las preguntas de los abogados de la defensa y de la representante del ministerio fiscal, quien solicita para ellos penas de prisión de entre seis meses hasta tres años de cárcel e indemnizaciones que alcanzan los 5.500 euros

«Este juicio es uno de los muchos que tenemos por lesiones y delitos contra la autoridad, pero desde las defensas están intentando vestirlo con tintes políticos», señalaron las acusaciones particulares. La postura de las defensas son radicalmente opuestas. Apuntan a una «carga policial desmedida» y a que «escogieron a una serie de personas para justificar su actuación». El juicio continúa hoy con la declaración de más de 60 testigos.

Temas