El Comercio

Juan Carlos Menéndez Mato, ayer, en 'La lupa'.
Juan Carlos Menéndez Mato, ayer, en 'La lupa'. / PALOMA UCHA

«En los últimos años hay un rejuvenecimiento de los estudiantes de la UNED»

  • Juan Carlos Menéndez, director del centro asociado de Asturias, indicó que la edad media se sitúa en los 38 años

La Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) está en pleno periodo de matriculación para los 27 grados, 68 máster y 18 programas de doctorado que ofrece a sus alumnos. Por ello, el director del centro asociado en Asturias, Juan Carlos Menéndez Mato, explicó ayer en 'La Lupa', de Canal 10, las principales novedades para este curso. Una de ellas, palpable de un tiempo a esta parte, es la tendencia a que los estudiantes sean más jóvenes. Menéndez Mato aseguró que «hay un rejuvenecimiento de los alumnos. La edad media es de 38 años, que es muy joven para la UNED, sobre todo respecto a los perfiles recientes, que era de más de 40 y 50 años». ¿Cuál es el motivo de ese rejuvenecimiento? Al parecer, muchos jóvenes de 18 años optan por realizar los estudios de su primer grado en la universidad a distancia.

Puede llamar la atención el alto número de másters que se ofrecen en la UNED. Algunos de ellos son 'profesionalizantes', es decir, habilitan para ejercer una profesión, como son los casos de la abogacía, la procuraduría o la educación, mientras que otros son técnicos para completar la formación recibida con los grados. Juan Carlos Menéndez explicó que «el máster está teniendo un incremento muy importante. Es lógico, porque el año pasado fue el último en el que hubo licenciaturas, como fue el caso, por ejemplo, de Derecho, con el plan de estudios del año 2000. Ahora solo queda la vía de los grados y nos encontramos con las primeras promociones que los terminan, por lo que realizan los máster para la especialización».

El centro asociado de la UNED en Asturias cuenta con unos 5.000 alumnos, un número que se viene manteniendo en los últimos años. El director indica que las ventajas de este tipo de estudios pasan por que «el título es el mismo que en cualquier universidad pública. Al ser una enseñanza semipresencial, conlleva que los alumnos tienen que hacer las pruebas de febrero, junio y septiembre en el centro. Pero, además, damos apoyo a los alumnos para que tengan tutorías regulares en todos los cuatrimestres. Esto es importante para quienes no estudiaron una carrera antes».

No obstante, este tipo de estudios también tiene contras, como puede ser la llamada 'soledad del estudiante'. Menéndez apunta que «el perfil del estudiante de la UNED es el que busca conciliar un trabajo con su inquietud por seguir formándose. Si el estudiante está trabajando, no pesa tanto la soledad como renunciar a su tiempo libre. Pero sí se nota esa soledad en los estudiantes dedicados de manera plena. Esa soledad en el estudio puede llevar al abandono y por eso son muy importantes las tutorías, que vengan al centro y que conozcan a otras personas que están en su misma situación».

Pero además de la enseñanza reglada, la UNED también ofrece otro tipo de estudios a los interesados, como pueden ser los cursos de acceso a la universidad para mayores de 45 años, catorce idiomas, la llamada UNED senior para mayores de 55 años, cursos de extensión universitaria, cursos de verano o el certificado oficial para que profesores de Formación Profesional y enseñanzas deportivas puedan acceder a la titulación en educación.

Profesores y catedráticos

Para que todo este gran entramado educativo funcione es fundamental la figura de profesor-tutor. El centro asociado de Asturias cuenta con 120 solo para los grados. Juan Carlos Menéndez indica que «la mayoría son profesores o catedráticos de institutos o la Universidad de Oviedo. Ser profesor-tutor es un complemento para ellos. Además, tenemos muy buena relación con la Universidad de Oviedo, lo que nos permite mantener el equilibrio».

Juan Carlos Menéndez lleva casi año y medio al frente del centro asociado en Asturias. Asegura que la experiencia «está siendo muy positiva. He tenido una gran colaboración por parte de todos los actores implicados, tanto la central de la UNED como del Principado y el Ayuntamiento de Gijón. Todos están muy involucrados y la verdad es que estoy encantado. Tenemos una interlocución muy correcta y constante. Sin el apoyo de los miembros del consorcio, el centro no podría funcionar».

Y es que son fundamentales para la financiación del centro. Desde la UNED central se aporta en torno al 70% del presupuesto del centro, mientras el resto cae por cuenta del Principado y el Ayuntamiento de Gijón. Eso permite, entre otras cosas, haber mantenido las tasas de matriculación para este curso.