El Comercio

Ana Isabel Fernández.
Ana Isabel Fernández. / P. CITOULA

«Es un error no dar educación sexual a los jóvenes que padecen una discapacidad»

  • La sexóloga Ana Isabel Fernández animó a los padres de adolescentes con hiperactividad a «motivarles atendiendo a sus peculiaridades»

«Cada persona es diferente, pero todos somos sexuados, así que lo importante es atender a la peculiaridad que tiene cada uno». Fue la idea principal que quiso transmitir la sexóloga Ana Isabel Fernández durante la conferencia 'Sexualidad y adolescencia con Trastorno con Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)' que ayer por la tarde impartió en el Hotel de Asociaciones Socionanitarias. Enmarcada en el marco de la Semana Europea de Sensibilización sobre el TDAH que desde hace nueve años organiza la Asociación de Niños Hiperactivos del Principado de Asturias (Anhipa), la charla pretendía echar una mano a aquellos padres que no saben muy bien cómo abordar el tema de la sexualidad con sus hijos adolescentes.

«Hacemos educación sexual siempre. Desde el mismo momento en que nacen nuestros niños hasta que ya son adultos. Y lo hacemos con las palabras, cuando callamos, con las emociones, con el tacto, cuando respondemos o no a sus preguntas... Lo mejor, entonces, es hacerlo de forma consciente, pues así nuestros hijos sabrán que pueden acudir a nosotros. No tenéis por qué saberlo todo, pero si se os plantea alguna duda o situación que no sepáis resolver podéis acudir a servicios como el de orientación e información sexual para jóvenes que se puso en marcha este lunes», aconsejó la sexóloga.

En numerosas ocasiones, agregó, se opta por dar educación sexual solo a aquellos adolescentes que se considera que no tienen peculiaridades. «Es un error. Da igual que tengas una discapacidad física, intelectual o que seas una persona con TDAH, la educación sexual hay que darla siempre y hay que hacerlo atendiendo a la peculiaridad de cada uno», aseveró. En este sentido, instó a los padres de jóvenes con hiperactividad a «motivarles muchísimo y poner en valor a la persona, pues si esto hay que hacerlo siempre, aquí más, ya que muchas veces se sigue rechazando a quien se considera diferente». Es importante también «darles herramientas de comunicación y relación. Es probable que en este caso haya que matizar y repetir más veces las cosas, pero se hace y ya está», apuntó.