El Comercio

Desestiman la indemnización para una niña a la que empujaron al salir del colegio

  • La madre de la menor, de tres años, presentó una reclamación contra la consejería y solicitaba 10.222 euros por la lesión facial debido a la caída

El Consejo Consultivo del Principado (órgano superior de consulta de la comunidad) ha desestimado la reclamación presentada por la madre de una menor, alumna de Infantil, que se cayó el 2 de octubre de 2015 contra un bordillo después de que otro escolar, de la etapa de Primaria, le empujara a la salida del colegio cuando la niña estaba acercándose a su madre. En consecuencia, la menor sufrió una herida inciso contusa profunda en la región malar izquierda, una lesión facial por la que la madre solicitaba, sumando todos los conceptos («seis puntos de perjuicio estético, un día de ingreso, 13 días no impeditivos, gastos de operación y daños morales»), 10.222 euros a la Consejería de Educación por responsabilidad patrimonial. Tras advertir de que «ya existían quejas por el comportamiento del niño» -algo que la dirección negó y la familia no pudo presentar prueba alguna-, estimaba que el centro era responsable de vigilar la entrada, permanencia y salida de los niños dentro de su esfera de actuación, que coincidía, en este caso, con el patio del colegio. Advertía de una falta de diligencia al coincidir en la salida los niños de Infantil, que son entregados en mano, con los de Primaria, «que campan a sus anchas», a lo que el centro replicó que «los 300 alumnos se rigen por unas normas de entradas y salidas recogidas en la circular del inicio del curso y con el apoyo presencial de la secretaría del centro». El Consejo Consultivo estima que el «acto fue totalmente fortuito, inesperado y repentino y, al igual que no lo pudo evitar la madre, no pudo evitarlo el centro». Concluye que la familia «exige a la Administración un nivel de vigilancia superior al exigido para ella misma», y cree que el accidente se produjo en el colegio, pero no debido a su funcionamiento.