El Comercio

La línea prevista con Inglaterra se aplaza por falta de carga hacia España

  • La naviera interesada encuentra ahora una demanda más segura en tráficos relacionados con el mar de Irlanda

La naviera interesada en poner en marcha una línea regular de carga rodada entre El Musel y el Sur de Inglaterra desiste, al menos de momento, de su intención. Los motivos señalados son básicamente dos: la falta de expectativa de carga en dirección a España y el aumento de la demanda de transporte en el área del mar de Irlanda, al que, consiguientemente, se pasa a dar prioridad.

La Autoridad Portuaria de Gijón estaba en contacto con el puerto inglés de Milford Haven con el objetivo de atraer un barco que este mes dejaría de prestar servicio en el Canal de la Mancha y crear una línea regular de embarque rodado (ro-ro).

Recientemente, responsables del puerto inglés confirmaron oficialmente que «Seatruck no va a empezar el servicio en octubre de 2016», pero ni la naviera ni Milford Haven «han abandonado definitivamente la idea de iniciar el servicio».

Se trata, pues, de un aplazamiento, 'sine die', eso sí, porque, aunque «la opinión general es que es probable que haya un buen volumen de tráfico hacia el norte que puede ser atraído por el nuevo servicio, si el precio es correcto», sin embargo, «hay poca o ninguna información sobre las posibles cargas en dirección sur», es decir, en sentido a España. Cabe recordar, en ese sentido, que durante el periodo que funcionó la autopista del mar con Saint Nazaire el tráfico de subida fue mucho más abundante que el de bajada.

Además, «Seatruck ha detectado un crecimiento masivo en su mercado central del Mar de Irlanda de hasta el 18,6% en los primeros seis meses de este año» de forma que «en comparación iniciar un nuevo servicio sin que los clientes clave se hayan comprometido y sin garantía de carga en dirección sur supondría correr un alto riesgo».

Ferry alternativo

El puerto de Milford Haven se compromete en su escrito a la Autoridad Portuaria de Gijón a estudiar los tráficos que en dirección a España pudieran estar interesados en una línea regular de carga rodada, con vistas a retomar la iniciativa en otro momento y poner a disposición de la naviera los datos que pudieran ayudar a tomar una decisión favorable.

La captación de información, según el escrito referido, afectaría también a un ferry como servicio alternativo, aunque adelanta que ese no es el mercado habitual de Seatruck y, por lo tanto, habría que buscar, si las perspectivas de demanda fueran buenas, un operador del barco adecuado.

Cabe apuntar que la línea que se esperaba para este mes sería sólo para carga, es decir, sin capacidad para pasajeros, mientras que un ferry puede acoger carga y pasajeros.

Los responsables del citado puerto inglés hacen explícita referencia al 'brexit', pero no como dificultad añadida para poner en marcha la línea y señalan que «es una preocupación menor y, en cierto modo, podría ser una oportunidad para un nuevo servicio».