El Comercio

Los agentes culturales inician el debate ciudadano

Todo está listo ya para que este mes arranque el proceso participativo del que debe salir una propuesta de usos de Tabacalera que dé respuesta a las necesidades y expectativas de los agentes del sector cultural y de la ciudadanía en general de Gijón.

El gerente del Centro Municipal de Empresas, Rubén González, explicó ayer tras la visita guiada que la consultora catalana ARTImetría ya ha empezado a articular ese proceso participativo de la mano de Diego Ruiz de la Peña y Henar Turrado, de la gestora cultural Llume, que son sus representantes en la ciudad. El debate ciudadano sobre los usos se abrirá a lo largo de este mes con la organización de mesas sectoriales con participación de los agentes de la cultura de Gijón. Tras recabar la opinión de los profesionales de la cultura y de las empresas creativas le llegará el turno de pronunciarse, durante el mes de noviembre a las asociaciones vecinales y culturales de la ciudad. Los vecinos de Cimavilla tendrán un papel relevante en el proceso y participarán en unos talleres especialmente destinados a ellos donde podrán opinar sobre los usos, plantear necesidades y proponer alternativas. En noviembre también está previsto que se lance una encuesta 'online', que también podrá ser contestada en los centros municipales integrados. Durante los próximos meses además se recogerán las opiniones expresadas por la ciudadanía a través de la plataforma Gijón Participa.

Plan de usos en febrero

Con todas esas aportaciones se elaborará un diagnóstico que constituirá la base de una propuesta de usos que deberá estar lista entre enero y febrero de 2017, de acuerdo con el cronograma ya definido.

Por su parte, la alcaldesa Carmen Moriyón destacó ayer que «el rescate» del edificio de Tabacalera era una actuación «imprescindible» para la ciudad que «ya no tiene vuelta atrás». En opinión de la regidora, las obras en marcha para consolidar su estructura constituyen «una oportunidad única» para convertirlo en un equipamiento cultural dinámico, que cubra las necesidades de espacio para albergar las colecciones artísticas municipales que actualmente están en las naves de Piti, pero también para dar cobijo a la pujante industria cultural y creativa de la ciudad.

Acompañada en la visita a Tabacalera por portavoces y concejales de la mayoría de grupos de la oposición, Moriyón garantizó que para los futuros usos del equipamiento «iremos de la mano de los vecinos de Cimavilla, que lo que quieren es dinamizar la vida de su barrio». Y que tendrá el aval asimismo de la Corporación municipal más plural. «Con Tabacalera no queríamos equivocarnos y sí encarrilar un proyecto que sea lo mejor para Gijón siendo muy respetuosos con la historia del edificio», concluyó.