El Comercio

La fiscal eleva a dos años de cárcel la pena para Enrique López por agredir a la Policía

'Los nueve del Jovellanos', ayer, en el banquillo de los acusados en el TSJA.
'Los nueve del Jovellanos', ayer, en el banquillo de los acusados en el TSJA. / ÁLEX PIÑA
  • El juicio a los 'nueve del Jovellanos' concluye con la solicitud de reducir la condena a 'Churruca' y mantiene la pena para todos ellos por atentado

El futuro de 'los nueve del Jovellanos' ya está en manos de los magistrados. El juicio por los altercados con la Policía a las puertas del teatro durante una concentración en apoyo al pueblo palestino quedó ayer visto para sentencia después de una intensa semana en la que pasaron por el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) medio centenar de testigos, además de los nueves procesados, los cinco agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) que resultaron afectados y los peritos que confirmaron las lesiones sufridas por los policías.

En la última sesión de la vista oral la fiscal Berta Fernández modificó la conclusiones para elevar la solicitud de pena de cárcel para el diputado de Podemos Enrique López de uno a dos años de prisión, y para reducir la petición para el exconcejal de Izquierda Unida Jesús Montes Estrada, 'Churruca', de tres a dos años de cárcel. A los dos les imputa un delito de lesiones, a lo que suma el año de cárcel que pide para los nueve procesados por el delito de atentado a agente de la autoridad. Para cada uno de los otros siete solicita un año de prisión.

La representante del ministerio fiscal -que sufrió un sabotaje en la puerta de su piso y de su portal esta semana- señaló que «las pruebas fotográficas y los vídeos constatan que los acusados incurrieron en un palmario delito de atentado por la actitud violenta y beligerante hacia la labor de los agentes, que únicamente intentaban mantener el orden y repeler las agresiones».

Los hechos de «mayor gravedad» se los ha imputado a Enrique López y Jesús Montes Estrada por la supuesta agresión a los policías. Según Berta Fernández, el testimonio de las víctimas es «creíble y objetivo», ya que ninguno de ellos «tiene interés en que los procesados sean condenados. «Las pruebas demuestran los insultos de los enjuiciados que fueron adoptando una actitud cada vez más agresiva durante la concentración a las puertas del Jovellanos el 24 de julio de 2014», señaló.

Incidió en que el testimonio de los nueve acusados «ha sido meramente disculpatorio» y destacó las palabras de la directora del Teatro Jovellanos, Teresa Sánchez, quien aseguró que «la intención era reventar la función del grupo israelí».

Las defensas, que han pedido la libre absolución para todos los acusados y subsidiariamente la eximente por legítima defensa, han coincidido en señalar que no existe ninguna prueba de cargo contra ellos, además de «una falta de credibilidad en las declaraciones de los agentes denunciantes por las contradicciones en las que han incurrido.

Boicot del espectáculo

Los tres abogados de la acusación particular consideran que «las pruebas acreditan el acometimiento y las agresiones por parte de los manifestantes que tenían la intención de boicotear el espectáculo». En el último de turno de palabra, el diputado de Podemos aseguró sentirse «impotente» y reiteró que no pegó a ningún agente, sino que se vio «metido en una avalancha de golpes». Por su parte, Jesús Montes dijo que era «un chivo expiatorio» y que en la tarde de la trifulca recibió «golpes sin parar».