El Comercio

Los hallazgos arqueológicos retrasarán las obras de consolidación de Tabacalera

vídeo

Un restaurador consolida la pintura original de los muros que han aparecido, al excavar, del antiguo convento del siglo XVII. / DANIEL MORA

  • Expertos documentan cada vestigio desde la época romana para conocer la historia de Gijón a través de la evolución del edificio

Los hallazgos arqueológicos que se producen cada semana entre los muros de Tabacalera están ralentizando las obras de consolidación estructural del edificio iniciadas el pasado mes de mayo. Así lo pusieron de manifiesto María López Castro y Paloma García Díaz, las dos técnicas municipales que ayer guiaron a una comitiva municipal encabezada por la alcaldesa por las diferentes estancias de la antigua fábrica de tabacos sobre las que se está actuando para detener el proceso de deterioro del conjunto histórico.

López Castro, que es directora general de Coordinación de Infraestructuras, dio por hecho que las tareas de consolidación se dilatarán en el tiempo más allá de los 15 meses previstos en el contrato adjudicado a la unión temporal de empresas de Procoin y San José. En principio, las obras debían quedar culminadas a principios de 2018. «Cada resto arqueológico nuevo que aparece por la investigación patrimonial del edificio condiciona la forma de seguir con las obras de estabilización constructiva», explicó. Estos retrasos afectarán también al presupuesto, aunque se desconoce aún en qué medida. La dotación para esta obras de consolidación es de 4,8 millones y todo apunta ya a que esa cuantía económica se quedará corta para proteger y preservar el patrimonio histórico y arqueológico que se está descubriendo con la nueva campaña de actuaciones patrimoniales y de documentación que se están llevando a cabo en el interior de Tabacalera. Unos trabajos complementarios a los desarrollados en el edificio desde 2007 que pretenden datar y ordenar cada vestigio encontrado para sintetizar la propia historia de Gijón a través de la evolución y transformaciones que han tenido lugar en ese solar desde la época de ocupación romana.

El arquitecto Román Villasana, que dirige el proyecto de consolidación, destacó que el edificio representa tres hitos del nacimiento e historia de la ciudad: el asentamiento romano, identificado en el aljibe; la edificación monástica barroca como ejemplo de los siglos XVII y XVIII; y el comienzo de la era industrial con la implantación de la fábrica de tabacos, inicio del desarrollo que ha definido a la ciudad de los dos últimos siglos y germen del primer asociacionismo obrero y, en particular femenino de Gijón, con la figura de las cigarreras.

Sótanos bajo rasante

Villasana aseguró que las labores de consolidación que se están acometiendo «culminarán con la ejecución de un conjunto histórico rehabilitado con las máximas garantías de seguridad y un óptimo mantenimiento a futuro. El conjunto edificado final, explicó, estará construido por el conjunto de espacios recuperados de la antigua fábrica de tabacos a los que se añadirán unos sótanos bajo rasante que se construirán en los perímetros exteriores para que sirvan de almacén al futuro equipamiento cultural.

Paloma Díaz, coordinadora de los trabajos patrimoniales, indicó que especialistas de la Universidad de Oviedo y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) están llevando a cabo intervenciones en varios frentes. Por un lado, se está haciendo un seguimiento arqueológico integral de las obras de consolidación, pero también están programados sondeos en el área Norte, la panda Este del claustro, la crujía Sur y la zona Noroeste del edificio. Asimismo se están realizando excavaciones en la cabecera de la antigua iglesia conventual, el tránsito Norte y el patio de moja. Todo ello combinado con la limpieza y estudio de paramentos para la documentación fotogramétrica y lectura de esas capas. En relación con el aljibe o depósito de aguas romano descubierto en la primera campaña de sondeos se harán pruebas sísmicas y eléctricas para estudiar la captación de agua.

Temas