El Comercio

El Principado mantiene que la ZALIA cuadruplique su tamaño actual

Las parcelas de la ZALIA, colonizadas por los plumeros de la Pampa.
Las parcelas de la ZALIA, colonizadas por los plumeros de la Pampa. / PURIFICACIÓN CITOULA
  • Su nuevo plan para la zona lo ratifica, aunque asume que la consejería y el Ayuntamiento están negociando «la reducción de la superficie»

Hace nueve años el Principado aprobó los planes urbanísticos de un macropolígono en San Andrés de los Tacones que dibujó con más de 400 hectáreas. Hoy, tres años después de urbanizar las primeras 113, la ZALIA sigue siendo un páramo de parcelas a la espera de que se instale allí su primera empresa. Las negociaciones con el último interesado, intensificadas antes del verano, no llegaron a buen puerto. De los juzgados salen sentencias que obligan a pagar más a los expropiados, mientras los bancos reclaman la devolución de los préstamos con los que se materializó esta primera fase.

La Junta General y el propio Ayuntamiento de Gijón urgen a repensar todo el proyecto. Hay ahora unas 300 hectáreas que, según los planeamientos del Principado, tienen como destino unirse al polígono actual, lo que merma las opciones de sus propietarios para sacarles otro provecho. La Administración regional, sostenida por un partido socialista en minoría, empieza a ver en ello un problema, aunque lo hace, eso sí, mudando su posición muy lentamente.

Prueba de ello es el anuncio que ayer realizó la Consejería de Ordenación del Territorio, que capitanea Belén Fernández, a su vez, presidenta del consejo de administración de la ZALIA. El Principado acaba de lograr la aprobación inicial del expediente que cambia el plan especial del polígono. Es decir, la consejería varía los límites urbanísticos del asunto, y lo hace, según afirma, adaptando «los nuevos plazos temporales a la realidad actual», y tras revisar los presupuestos de la ambición «en la línea de mercado».

Necesidades no previstas

Pese a ello la modificación que ahora se aprueba sigue fijando la superficie final de la ZALIA en las 413 hectáreas, después de tres fases de ampliación sobre las parcelas ya ejecutadas. El objetivo de esta tramitación no estaría en rebajar la ambición inicial, que persiste, sino en reajustar las dimensiones interiores del polígono. La intención de levantar una estación intermodal donde los ferrocarriles y camiones canjeen contenedores de mercancías requiere más espacio del previsto inicialmente. De las 7,35 hectáreas dibujadas, se pasa ahora a un área de 12,2. Los viales ideados para acceder a la terminal también precisan de redistribuir los espacios.

Con todo, el documento ratifica el sueño de las 413 hectáreas, pero lo pone ya en cuarentena. Según confirma, el objetivo «está sujeto a la revisión que del mismo se haga durante la negociación de un nuevo convenio entre el Principado, el Ayuntamiento de Gijón y ZALIA que está en fase de ser redactado formalmente y firmado por todas las partes». Este convenio sustituiría al rubricado en 2006 y ya se asume que «incluirá la reducción de la superficie de actuación». La revisión a la baja, una vez acordada, se tramitará «en una modificación posterior a la aquí presente».

El nuevo plan se sometió a consulta pública en 2015. Entonces incluía un calendario según el cual antes de siete años se lanzaría la primera obra de ampliación. El documento finalmente aprobado opta por omitir toda previsión al respecto.

Temas