El Comercio

Una boda a bordo del sidrobús

Un asistente escancia un culín para los novios.
Un asistente escancia un culín para los novios. / DANIEL MORA
  • Paula Barreal y Pablo Gallego vivieron una boda alejada de la tónica general

Paula Barreal y Pablo Gallego vivieron una boda alejada de la tónica general. La pareja, que se casó ayer en la ermita de La Providencia, vio como un nutrido grupo de asistentes llegó a bordo del sidrobús para acompañar en un día tan especial a los novios. «De hecho, su amor empezó a gestarse en Casa Fernando con los culinos corriendo entre amigos», recuerdan sus conocidos. Después de la ceremonia, los invitados acudieron a La Isla para la cena.