El Comercio

El Ayuntamiento deniega la subvención para hipoterapia

Ana Fernández acaricia a su hija, Lucía.
Ana Fernández acaricia a su hija, Lucía. / JORGE PETEIRO

El AMPA del Ángel de la Guarda recibió una mala noticia días atrás. El Ayuntamiento denegó la subvención que otorgaba al centro para desarrollar la actividad de hipoterapia -trabajos para mejorar la salud física y mental con la ayuda de caballos- y que permitía costear «un cuarto del gasto», explica la vicepresidenta del colectivo, Silvia Salvador. Hoy mismo presentarán una reclamación para intentar que el Consistorio reconsidere la negativa, ya que se trata de una terapia muy beneficiosa para las personas con parálisis cerebral. No es la única cuestión municipal de la que están pendientes loas padres de los usuarios del Ángel de la Guarda. También les preocupa la resolución de los presupuestos participativos, en lo que a la petición de cuatro bicicletas adaptadas se refiere.

Por ello, animan a los gijoneses a votar por unos medios de transporte que permitirían dar paseos por la ciudad a estos enfermos. No es la única traba que tienen en cuanto al tema de la movilidad. «Un día no nos dejaron acceder al Parque Infantil de Tráfico porque yo no podía entrar por ser adulta», señala Salvador. La madre posee una bicicleta en la que también puede montar su hijo Gonzalo, pero no pudo darle se gusto al niño.

El funcionario le explicó que podía presentar la petición ante el registro municipal. En cualquier caso, tuvo que abandonar Isabel la Católica con su hijo hecho un mar de lágrimas porque no había podido montar en bici. Desde el AMPA, también lamentan las dificultades que encuentran para acudir a las piscinas públicas, de modo que los niños puedan recibir terapia, con un monitor, en el agua.