El Comercio

«Teníamos el peligro a la puerta de casa y nosotros sin saberlo»

vídeo

Varias vecinas observan la operación desde el portal. / Joaquín Pañeda

  • Gran expectación entre los vecinos de la zona, tras la detención de un hombre en una operación antiyihadista

A primera hora de la mañana la calle Rosalía de Castro estaba llena de personas que, expectantes, observaban como la Policía Nacional acordonaba la travesía y cortaba la calle al tráfico de coches. Nadie podría creerse lo que estaba ocurriendo en su barrio. La mayoría de los vecinos estaban sorprendidos por la operación antiyihadista en la que se ha detenido a un hombre marroquí. Nadie salía de su asombro al enterarse de la noticia. El arrestado era su vecino, ya que su familia vivía en el inmueble número dos desde hace más de veinte años. El detenido era bastante conocido en la zona. «Llevan aquí toda la vida. Son personas muy normales», aseguraban los vecinos.

En contexto

  • Un detenido en una operación antiyihadista en Gijón

  • «No nos esperábamos esto»

Los establecimientos anexos al portal del detenido estaban repletos de curiosos. Muchos de ellos mostraban su nerviosismo ante lo que estaba ocurriendo. «Teníamos el peligro a la puerta de casa y nosotros sin saberlo», comentaba acongojado uno de los vecinos del marroquí. La familia de Abdellah Ouelji Lafsahi esperaba angustiosa la detención del joven de 34 años, a las puertas del edificio. La mayoría de ellos se acababan de enterar de lo ocurrido, por ello fueron muchos los vecinos que se acercaron a consolarlos. «El padre de la familia tiene sesenta años y vive en Marruecos. Menudo disgusto», comentaba una de las vecinas. No se hablaba de otra cosa en todo el barrio de El Natahoyo. «Me parece una pasada que pasen estas cosas. No sabemos en manos de quien estamos. Parecían gente de lo más normal y mira lo que ha pasado».

Tras varias horas de registro en su casa, el joven ha abandonado el edificio custodiado por la Policía. Fue en este instante cuando se vivió el momento más tenso de la mañana, protagonizado por los familiares de Abdellah Ouelji Lafsahi, que no podían creerse lo ocurrido.