El Comercio

Aparicio: «Centralizar el 091 es un ahorro mal entendido que puede salir caro»

Operadores de la sala 091 de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, que perderá este servicio el 31 de octubre por la centralización de llamadas en Oviedo.
Operadores de la sala 091 de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, que perderá este servicio el 31 de octubre por la centralización de llamadas en Oviedo. / LUIS SEVILLA
  • El edil de Seguridad Ciudadana considera «técnicamente errónea» la decisión de prescindir de la sala gijonesa

El concejal de Seguridad Ciudadana, Esteban Aparicio, discrepa de los criterios seguidos para obligar al cierre de la centralita del 091 en la ciudad y decretar la centralización, a partir del 1 de noviembre, de las llamadas de todas las comisarías asturianas en la Jefatura Superior. «La decisión de Interior de centralizar su sala de operaciones en Oviedo me parece técnicamente errónea», afirma.

Aparicio considera que detrás de esta nueva sala centralizada que se pretende montar, adelantada en exclusiva por El COMERCIO, «hay un componente económico, de ahorro o recorte, que está en la misma base de tal decisión». En opinión del responsable político de la Policía Local de Gijón se trata de un «caso de ahorro mal entendido que a la larga puede salir caro». Y lo argumenta: «Por muy buen control telemático que haya en las nuevas dependencias centralizadas en Oviedo nunca va a ser lo mismo que tener un control más cercano». En la actualidad los tiempos de respuesta polical en Gijón no llegan a los tres minutos de meda desde que se recibe la llamada hasta que el primer vehículo llega al lugar del suceso. Aparicio confía en que estos intervalos de respuesta, unos de los más cortos de todo del país, «no se van a perder, porque desde la Jefatura de la Policía Local vamos a prestarles toda nuestra colaboración».

El concejal matiza que su crítica no va dirigida en ningún caso a la Policía Nacional, «que es la que se va a quedar a partir del próximo mes sin sistema operativo propio, sino a un Ministerio de Interior que prefiere ahorrar en puestos humanos para que le salga más económico mientras otro ministerio, el de Hacienda de Montoro, ahoga a los ayuntamientos con la Ley de Estabilidad Presupuestaria».

Según los planes de la Dirección General de Policía, los agentes que realizan en Gijón las labores de telefonistas y que forman parte del Grupo de Atención al Ciudadano pasarán a desempeñar en tres semanas otras funciones. Uno de los funcionarios tiene la edad reglamentaria para realizar labores de segunda actividad -jubilación parcial- y el resto serán recolocados en otros puestos.

La pérdida de la centralita del 091 de Gijón es un caso excepcional dentro de los planes de ajuste de la Dirección General de Policía, porque se trata de la comisaría con mayor volumen de trabajo del Principado. «Es curioso que siendo claras las competencias de la Policía Nacional y las de la Policía Local de Gijón se centralice en Oviedo un servicio que afecta a casi 300.000 personas desde el punto de vista de los delitos que se pueden cometer», remarca.

En cuanto a la posibilidad de poner en marcha una sala de control común para Policía Local y Cuerpo Nacional de Policía, sugerida por el comisario Dámaso Colunga, el edil de Seguridad Ciudadana indica que «habrá que valorarla técnicamente». Colunga aboga por trabajar físicamente juntos en una misma sala pero manteniendo los actuales números de sus centralitas y emisoras para mejorar en la coordinación.

En relación con este eventual proyecto de sala común, Aparicio recuerda que la de la Jefatura de la Policía Local de Gijón, la del 092, ya ha sido utilizada como centro de mando conjunto con motivo de eventos multutidinarios como la Noche de los Fuegos y el Festival Aéreo. Además, destaca los avances que se han producido en la cooperación entre ambos cuerpos con órganos como la junta de coordinación que se reúne todos los viernes.

Sea como fuere, el responsable de la Policía Local considera que en este momento la unificación de salas sería inabordable por falta de espacio físico en las actuales dependencias de la calle San José. Además, pone de relieve que en este momentos los esfuerzos económicos de su concejalía «se centran en la construcción de una nueva jefatura de la Policía Local en el solar anexo al Palacio de Justicia donde la sala volverá ser, como venía siendo hasta ahora, el último grito y referencia para otras policías locales y europeas». «Nosotros desde luego no vamos a atender las llamadas desde Oviedo para ahorra costes», bromeó.

Aparicio está dispuesto a estudiar una fusión de salas como la que anhela el comisario de Policía siempre que no se cargue todo el proyecto a la administración local. «Parece que el ahorro que busca Interior y propuestas de este tipo son antónimos», anota el también jurista.

Aplazamiento en Vigo

En Vigo, ciudad gallega con la que suele compararse Gijón por tamaño y población, su comisaría acaba de aplazar sin fecha la puesta en marcha de la centralita provincial del 091 que iba entrar en funcionamiento el 17 de octubre. Según el Sindicato Unificado de Policía (SUP), para llevar a cabo una centralización del servicio similar a la que se pretende llevar a cabo en Asturias se vio que era necesario dotar con 15 policías más a la centralita para atender las llamadas de toda la provincia. Sin embargo, ni se convocaron las plazas ni se ofertaron los cambios de destino.