El Comercio

Marcas que quedan en la escultura 'Torre de la memoria', de Francisco Fresno, después de limpiar un grafiti.
Marcas que quedan en la escultura 'Torre de la memoria', de Francisco Fresno, después de limpiar un grafiti. / PALOMA UCHA

Cultura afirma que los artistas deciden cómo limpiar sus esculturas

  • «Las labores pueden alterar el color del material o cambiar algo de la obra. Los autores pueden negarse a que se haga», indica Raquel Huergo

La Fundación Municipal de Cultura se pone en contacto con los artistas en cuanto tiene conocimiento de algún desperfecto en sus obras. Sobre todo, cuando observa un daño por primera vez. «Cuando detectamos una agresión nueva, preguntamos a los autores para valorar qué actuación es la más correcta», señaló la directora del organismo, Raquel Huergo. La limpieza de grafitis y otras labores similares, anota, «puede alterar el color del material o cambiar algo de la escultura». De hecho, los artistas «pueden decidir que no se haga» determinada tarea de restauración.

Huergo destacó que hay atentados contra el patrimonio público que son «muy agresivos» y requieren de técnicas complejas para devolver a las obras a su estado original. Es el caso de los grafitis, cuya limpieza puede llegar a ser trabajosa. Un ejemplo de ello es la pintada que presentaba la escultura 'Torre de la memoria', de Francisco Fresno, situada en el parque de Moreda. Para eliminarla, fue necesario recurrir a una hidroborradora, que utiliza una mezcla de agua, aire y arena para borrar las indeseables intervenciones que son fruto de actos vandálicos. Esta máquina «precisa de unas condiciones muy concretas» para que funcione correctamente. Entre ellas, que los niveles de humedad sean bajos, algo complicado de conseguir en una ciudad como Gijón.

Por quinta vez

«Emulsa lo intentó varias veces y la hidroborradora se atascaba», explicó Huergo. Pero, finalmente, el grafiti fue eliminado la semana pasada. Al menos la pintura, porque la silueta de las letras permanece. A Fresno, explicó, «se le explicó cómo iba a ser la limpieza y estaba de acuerdo», indicó la directora de la fundación. Por su parte, la concejala de Educación y Cultura, Montserrat López, aseguró que es la quinta ocasión en la que limpian la 'Torre de la memoria'. «La última vez fue en febrero», apuntó.

En una supervisión de las 36 esculturas públicas de Gijón, este periódico detectó once con algún tipo de pintada: ocho en la pieza en sí misma ('Cantu los díes fuxíos', 'Castillo de Salas', 'Nordeste', 'Confluencias', 'El cubo', 'Monumento a la paz mundial', 'Dinámica' y 'Homenaje a la República') y otras tres en su pedestal ('Madre del emigrante', 'Nordeste' y 'Andarín').

Propuesta del PSOE

A raíz de esta información publicada por EL COMERCIO, el grupo municipal socialista presentó ayer una proposición para debatirla en el próximo Pleno. «El PSOE pedirá la puesta en marcha de un plan de conservación, mantenimiento, rehabilitación y sensibilización social del arte urbano de la ciudad», desgranó la concejala Lara Martínez. Aseguró que el abandono de las obras de arte «pone de manifiesto la escasa relevancia que tiene la cultura en la política municipal de Foro». Asimismo, la edil socialista añadió que el actual estado de las esculturas «afecta directamente a la imagen que se llevan de la ciudad turistas».

El plan del PSOE consta de varios puntos entre los que figuran actuaciones como «la actualización del inventario municipal, la redacción por parte de un técnico especializado en conservación de un plan de conservación preventiva, una revisión pormenorizada de las piezas y el tratamiento singularizado para cada una de las obras en colaboración con los artistas».

Temas