El Comercio

44 llagares en un solo escanciado

Los chigreros participantes en Gijón de Sidra, durante el escanciado.
Los chigreros participantes en Gijón de Sidra, durante el escanciado. / JOSÉ SIMAL
  • Gijón de Sidra reúne a todos los chigreros del festival para batir el récord de marcas servidas de forma simultánea

Pese a que se frustrase el gran récord de este verano con el escanciado masivo, la comunidad sidrera de la ciudad parece seguir buscando ir a lo grande. Para ello, el festival Gijón de Sidra convocó ayer frente a las 'letronas' una unión de los llagares más representativos de la región, culminando con un escanciado simultáneo de 44 firmas provenientes de Villaviciosa, Nava, Sariego, Pravia, Siero, Langreo, Mieres, Gijón, Llanes, Carreño y Oviedo. «No sé si se volverá a repetir una unión de llagares tan potente como ésta», destaca Iván de la Plata, organizador de las jornadas. Tal y como explica, son 90 los llagares que actualmente trabajan en Asturias pero apenas 50 los que tienen sidra disponible y de calidad para este tipo de actividades. «Este año se nos cayeron dos por problemas de última hora, pero también hay que contar con todos los chigreros que se han acercado. A ver si podemos volver a batirlo el año que viene», sostiene.

El festival, de momento, carbura a buen ritmo. «Las sidrerías están muy llenas y se están viendo segundas y terceras filas junto a la barra. Un chigrero de El Coto, por ejemplo, me comentó que había vendido 40 cajas en un día, así que estamos muy contentos con la acogida», expone De la Plata. Una de las propuestas que también está contando con popularidad entre los amantes del caldo autóctono es el 'sidrobús', bastante más reclamado que el año pasado. El día más concurrido de 2015 congregó a 490 usuarios, 200 menos que la mejor fecha de este curso. Incluso la comitiva de una boda llegó a usar el transporte entre dos asiduos de los chigres gijoneses.

A por las 100.000

El título 'Máster de Sidra' se ha creado, a su vez, para premiar a los más fanáticos. El que consiga reunir los 44 corchos de las marcas participantes tendrá un hueco en una clase magistral que ilustrará sobre los distintos matices de la bebida a través de los sus más reconocidos profesionales. «Es importantísimo unir toda la industria asturiana. A nivel mundial es la bebida que más está creciendo y la nuestra es muy especial debido a su carácter artesano. Hasta ahora no hemos sabido contar sus virtudes ni a nosotros mismos y hay que empezar a ponerla en valor», sentencia el director de las jornadas.

De cara al final de la octava edición de Gijón de Sidra, uno de las pocas marcas que quedan por superar es la de botellas vendidas. «El año pasado despachamos algo más de 100.000, así que de momento vamos a buen ritmo».