El Comercio

El PP defiende la centralización del 091 en Oviedo: «No será una merma del servicio», dice Marín

  • El PSOE asegura que el problema es «la falta de efectivos en la calle» y Xixón Sí Puede, IU y Ciudadanos critican esta medida de recorte

La oposición municipal continuó ayer el debate abierto por el concejal de Seguridad Ciudadana, Esteban Aparicio, quien opina que centralizar en Oviedo la sala del 091 de todas las comisarías asturianas, incluida la de Gijón, «es una decisión técnicamente errónea y un ahorro mal entendido del Ministerio del Interior que puede acabar saliendo caro».

De los seis grupos municipales el único que salió a defender la medida adoptada por la Dirección General de Policía fue el del PP. Su portavoz, Mariano Marín, considera que el traslado de la centralita policial a 28 kilómetros no repercutirá en la capacidad operativa de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. «Es una medida que se ha establecido en otras ciudades como Madrid, con mucha mayor población, y en principio está funcionando bien», destaca Marín, quien cree que «bien desarrollada esta solución, el ciudadano no va a sentir ninguna merma en el servicio».

El portavoz socialista, José María Pérez, considera que el problema que le preocupa a su grupo no es desde dónde se reciben o centralizan las llamadas de los gijoneses, «sino la merma de efectivos policiales operativos en la calle». Según resalta Pérez, el tiempo de respuesta es directamente proporcional al número de patrullas que hay disponibles en cada momento. En su opinión, ese es el meollo de la cuestión y no tanto el cómo se vaya a organizar a partir del 1 de noviembre el servicio para atender las llamadas al 091.

El jefe de filas del PSOE también remarca que «ni Esteban Aparicio ni la alcaldesa Carmen Moriyón han dicho nada hasta ahora sobre la disminución de efectivos de Policía Nacional y Guardia Civil en Gijón». Es más, asegura que «ambos ni siquiera se molestaron en demandar una Junta Local de Seguridad Ciudadana hasta que denunciamos el recorte de plantillas y el aumento de delitos en la ciudad durante el primer trimestre de este año».

«Poco comprensible»

Xixón Sí Puede, IU y Ciudadanos son los más críticos con una medida que los dos grupos de la izquierda interpretan como «un recorte más» del Gobierno central en la ciudad. El portavoz de la marca local de Podemos, Mario Suárez del Fueyo, señala que a su grupo le preocupan más «los recortes que el Gobierno central viene aplicando en sanidad y educación que éste en concreto que afecta a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado». Del Fueyo, no obstante, destaca que esta medida «va a suponer que se quite un servicio a la ciudad». Y por ese motivo juzga «poco comprensible» que mientras está sucediendo esto en sus dependencias el comisario de Gijón, Dámaso Colunga, defienda la creación de una sala común con la Policía Local. «No puede recaer la creación de un nuevo servicio para compensar la centralización del 091 en un Ayuntamiento como el nuestro asfixiado por la Ley de Estabilidad Presupuestaria del PP», indicó

Por su parte Aurelio Martín, de IU, considera que la decisión del Ministerio de Interior «responde más a criterios de ahorro que de eficacia». En opinión del portavoz de la formación, una medida de este tipo «deberían decidirla los técnicos, porque Gijón es una ciudad con suficiente entidad para tener este servicio como decimoquinta con más habitantes da del Estado».

Por último, José Carlos Fernández Sarasola, el único edil de Ciudadanos, afirma estar de acuerdo con el parecer del edil de Seguridad Ciudadana. «Estamos hablando de la ciudad más poblada de Asturias, por lo que parece lógico que sigamos manteniendo esa sala del 091 en la ciudad como viene ocurriendo desde hace décadas».

Aquellos ciudadanos que llamen a la sala del 091 a partir del 1 de noviembre serán atendidos por un operador que descolgará el teléfono en Oviedo. La Comisaría de Gijón se quedará sin centralita. Después de 38 años de servicio ininterrumpido y recibiendo unas 5.000 llamadas al mes, las políticas de ajuste de recursos y personal estipuladas desde la Dirección General de Policía obligan a centralizar las salas de todo el Principado en la Jefatura Superior, ubicada en Oviedo. Desde allí se dispondrán los efectivos y vehículos que acudan a una emergencia, tal y como se viene haciendo hasta ahora en las dependencias de Moreda.