El Comercio

Una remodelación en ocho fases

Recreación virtual con el diseño de la acera y los viales.
Recreación virtual con el diseño de la acera y los viales.
  • OHL iniciará las obras en Marqués de San Esteban a finales del mes de noviembre

  • La intervención en los soportales, que decorará y aislará acústicamente los techos, renovará el pavimento, la iluminación y el mobiliario urbano

Las obras de remodelación de Marqués de San Esteban que ejecutará OHL por 886.200 euros ya calientan motores. La directora general de Coordinación de Infraestructuras, María López Castro, calcula que aún queda mes y medio para el arranque físico de los trabajos. La adjudicación se firmó esta semana, pero aún queda pendiente la firma del contrato con la constructora y la elaboración y aprobación del plan de seguridad y salud para proceder al acta de replanteo. Esa previsión sitúa los primeros movimientos de tierra en la emblemática y céntrica calle a finales de noviembre. Eso si finalmente no se acuerda con OHL empezar después de las navidades para hacer toda la obra del tirón. La obra, eso sí, obligatoriamente tendrá que quedar finalizada y entregada antes del verano, según remarca López Castro.

Las ideas fundamentales de la propuesta de remodelación que se va a acometer son cuatro: un nuevo pavimento continuo en los soportales y aceras, un nuevo techo en los soportales mediante la colocación de lamas tipo 'trespa' verticales que darán continuidad visual y un techo acústico tipo 'heradesign fine' para proporcionar aislamiento, una nueva iluminación tanto en viales como en aceras y soportales, y un nuevo mobiliario urbano (papeleras, bancos...)

El plazo de ejecución por contrato son cinco meses, pero ya se da por hecho que ese cronograma se puede quedar escaso. El plan de obras está perfectamente secuenciado en ocho fases de actuación, algunas de las cuales se solapan. Lo primero que se ejecutará serán las demoliciones de la acera y de los falsos techos existentes en los soportales y la renovación de la parte de la red de saneamiento y abastecimiento que se encuentra en mal estado.

La intervención en los techos soportales para decorarlos con lamas y aislarlos acústicamente con virutas de madera ligada con magnesita será una de las operaciones más delicadas y durará más de dos meses. Otras fases de actuación serán el recrecido de arquetas, el fresado y pavimentación en aceras y viales y el saneado y regularización del firme. Se dejará para lo último la iluminación (en los soportales instalarán placas led intercaladas cada tres metros entre las lamas verticales del techo) y la señalización de la calle.

El proyecto de remodelación conllevará finalmente la pérdida de 20 plazas de aparcamiento para ensanchar las aceras en las manzanas comprendidas entre las calles de Felipe Menéndez y Zamora y entre la calle Zamora y los Jardines de la Reina. Es además una de las últimas reformas de viales que llevan la firma del malogrado jefe de Obras Manuel Muñoz.

El lavado de cara de los soportales de Marqués de San Esteban es una obra que se gestó hace tres años con un concurso de ideas del que salió ganador el proyecto del ingeniero Ricardo Solar y el arquitecto Pedro Mier. Este proyecto se atascó primero por el rechazo vecinal al diseño inicial, que conllevaba la pérdida de mayor número de aparcamientos, y después por la rescisión del contrato con la anterior adjudicataria, la misma empresa que dejó empantanada la calle Aguado y a la que hubo que indemnizar con casi 14.000 euros sin que moviera ni una sola baldosa. Todo ello obligó a una segunda licitación y a trastocar todos los plazos de una remodelación que ya debía estar hecha.