El Comercio

Granda reclama desde hace veinte años aceras y arcén para su carretera principal

  • «Que yo recuerde, llevamos por lo menos veinte años reivindicando la construcción de aceras y arcenes en la carretera, a su paso por Granda, pero hasta ahora no conseguimos nada», explicó el presidente de la entidad, Félix Gómez, a EL COMERCIO tras la reunión

Pese a que disponen de una carretera que atraviesa la parroquia de punta a punta, la AS-248 que une Gijón y Pola de Siero, los vecinos de Granda se ven obligados a utilizar caminos secundarios y dar rodeos para moverse a pie por la zona. La falta de aceras y arcenes hace que no sea seguro caminar por dicha vía, que suele registrar un gran volumen de tráfico rodado. La necesidad de disponer de espacios seguros por los que transitar en la que es su carretera principal, protagonizó, como viene siendo habitual, gran parte de la asamblea general que ayer mantuvieron los miembros de la asociación de vecinos Santo Tomás de Granda.

«Que yo recuerde, llevamos por lo menos veinte años reivindicando la construcción de aceras y arcenes en la carretera, a su paso por Granda, pero hasta ahora no conseguimos nada», explicó el presidente de la entidad, Félix Gómez, a EL COMERCIO tras la reunión. Son varios los escritos, muchos acompañados por detallados planos y proyectos elaborados por expertos, que los vecinos remitieron en estas dos décadas al Principado, propietario del vial, sin resultado. «El último lo mandamos hace un año, aunque yo se lo recuerdo cada vez que hablo con ellos, pero siempre se escudan en que no hay dinero para llevarlo a cabo», lamenta Gómez.