El Comercio

Los vendedores ambulantes urgen una regulación de los mercadillos

vídeo

José María Pérez y César Gonzáez hablan con los representantes de los vendedores ambulantes. / P. UCHA

  • «Es una competencia desleal para nosotros y para el comercio», señala el portavoz del colectivo, que pide una revisión de la ordenanza

Los vendedores ambulantes piden desarrollar su actividad laboral en igualdad de condiciones que aquellos presentes en los mercadillos. El secretario de la Asociación Libre de Vendedores Ambulantes (Alva), Darío Ibaseta, puso de manifiesto que la ordenanza reguladora de esta actividad «excluye el tema de los grande eventos culturales», que se acompañan de rastrillos de manera habitual. Según el portavoz del colectivo afectado, es incomprensible «por qué siempre hay mercadillos» detrás de este tipo de iniciativas lúdicas.

Actividades que suponen «una competencia desleal para nosotros y para el comercio sedentario», dado que no tienen las mismas obligaciones. «A nosotros se nos obliga a tener hojas de reclamación y a dar tickets con CIF», apuntó Ibaseta, exigencias a las que no hacen frente los vendedores de los mercadillos. Asimismo, destacó la masificación de este tipo de actos en la ciudad. «Todos los meses hay uno», subrayó. La misma postura expresó el concejal socialista César González. «Es evidente que proliferan; unos tienen razón de ser y otros no», señaló.

Normativa «muy laxa»

De hecho, el edil y el portavoz socialista, José María Pérez, se reunieron ayer con Ibaseta y otro representante de Alva por este tema. «La Ordenanza Reguladora de Venta Ambulante es muy laxa», indicó González. Por resolver esta circunstancia, el grupo municipal presentó una proposición al Pleno. «Pedimos que se modifique para que, en los grandes eventos, se pidan las mismas exigencias que a los ambulantes», incidió. A su juicio, «no es razonable» que los mercadillos incluidos en festivales y otras actividades multitudinarias, «como el que se hizo en Isabel la Católica», estén al margen de la regulación. En la propuesta, insta al equipo de gobierno a que, en el plazo de tres meses, aborde el cambio sugerido en la ordenanza. De manera que «al menos se incluya un capítulo que regule la venta ambulante en grandes eventos y se introduzcan los elementos necesarios para asegurar un mayor control y una implantación ordenada de los mercadillos ocasionales».

Asimismo, los socialistas piden, en su proposición, que se cree «una mesa de trabajo en la que participen las organizaciones representativas en este asunto, la Unión de Comerciantes del Principado y la Asociación Libre de Vendedores Ambulantes». González puso de relieve que en ningún momento se refiere la propuesta de su grupo municipal al Rastro y al Mercado Ecológico y Artesano, que son citas consolidadas en el calendario local. «Otros no aportan valor añadido y perjudican a quienes trabajan en la venta ambulante de manera habitual y al comercio sedentario», tal y como señaló el concejal socialista.