El Comercio

La adjudicataria de la residencia aún no ha pedido la licencia para iniciar la construcción

El 3 de mayo la junta de gobierno local adjudicaba a Rya Residencias la concesión administrativa para construir una residencia universitaria. La empresa, que tenía quince días para firmar el contrato, lo hizo al mes, concretamente el 3 de junio, cuando el empresario leonés Dionisio Ramos se desplazaba hasta Gijón. En aquella fecha, manifestaba a EL COMERCIO su intención de agilizar plazos con la presentación inmediata de la licencia para iniciar los trabajos de construcción. «En cuanto la tengamos entrarán a funcionar las máquinas», aseguraba entonces. Sin embargo, a fecha de hoy, la adjudicataria, según reconoció ayer mismo la alcaldesa, «aún no ha pedido la licencia y tiene de plazo máximo hasta el 3 de diciembre». Rya Residencias tiene, por tanto, otro mes y medio para presentar una petición con la que arrancaría el plazo de 36 meses para concluir el equipamiento, diseñado, en su totalidad, por el arquitecto cartagenero Martín Lejarraga. Podrá gestionarla durante cuarenta años, con opción a una prórroga de diez y pagará por ello un canon anual de 48.400 euros. Dispondrá de 156 habitaciones, con un total de 224 plazas.

El equipo de gobierno espera que el de Rya sea el proyecto definitivo para llevar adelante una vieja reivindicación del campus gijonés, tras otros dos intentos fallidos.