El Comercio

El Chas estima que con 40.000 euros podrá rescatar la finca que ahora reclama el municipio

Técnicos municipales supervisaron ya en varias ocasiones las parcelas dentro del Chas en disputa.
Técnicos municipales supervisaron ya en varias ocasiones las parcelas dentro del Chas en disputa. / PETEIRO
  • Mientras los técnicos del Ayuntamiento ultiman el deslinde, el club defiende su derecho de reversión al no haber transcurrido 20 años de la expropiación

El Club Hípico Astur (Chas) podría rescatar para uso propio la parcela de más de seis mil metros cuadrados que se encuentra al costado de la avenida de Justo del Castillo y, además, por apenas unos 40.000 euros. Ese es, al menos, el punto de vista de la representación legal que trabaja para el club, que pone sobre el tapete la capacidad legal de retracto que tiene el Chas sobre unos terrenos que le fueron expropiados por el Ministerio de Fomento para hacer la nueva carretera entre las glorietas de Viesques y la de Albert Einstein. Finalmente, la citada parcela quedó como sobrante en la citada obra, y Fomento, mediante acta gratuita, se la cedió al Ayuntamiento de Gijón el 19 de octubre de 2005, con destino, se decía, a «zona verde». Once años después, como se puede claramente constatar, no se ha cumplido ese objetivo y, además, la citada finca se ha convertido en un elemento de discordia entre el Chas y el Ayuntamiento de Gijón.

Desde el municipio se aduce que la finca en cuestión, aún dentro de los límites vallados del Chas y utilizada por la entidad deportiva como propia durante todos estos años, es pública y está escriturada como tal en virtud de la cesión del Ministerio de Fomento mencionada con anterioridad. Por ello, todavía anteayer técnicos municipales acudieron, con el correspondiente permiso de la entidad deportiva, al interior del Chas para ratificar el deslinde que, por mandato del Ayuntamiento, será efectivo el viernes de la próxima semana.

Por su parte, el presidente del Chas, Jesús Kocina, a la vez que asegura estar buscando puntos de concordia con el equipo municipal de gobierno para seguir utilizando una parcela que es clave para continuar la actividad hípica del club, advierte de que «no tiene ningún sentido que nos expropien el terreno y que, luego, después de no utilizarlo, se lo regalen al Ayuntamiento y que, encima, ahora nos echen. Nuestra intención es llegar a un acuerdo, pero, de no ser así, vamos a defender, hasta el final, nuestros derechos en los tribunales».

Un largo proceso judicial

Kocina se muestra visiblemente contrariado por la imposibilidad de mantener un diálogo constructivo con el Ayuntamiento para tratar de resolver este asunto de forma satisfactoria para ambas partes y advierte de que «una cosa es que hagan el deslinde, que no pasa de ser el trazado de una línea, y otra muy diferente el desalojo de los terrenos en cuestión. Entrar en un proceso en los tribunales supondría, hasta una sentencia firme, un litigio de muchos años y, hasta entonces, el club seguirá disponiendo de la parcela como ahora».

En todo caso, el presidente de la entidad, ante la inminencia de la confirmación del deslinde de la citada finca, asegura que los servicios jurídicos que trabajan en defensa de los derechos del club están en el convencimiento de que la ley les asiste en ese derecho de reversión, al no haber transcurrido veinte años desde la expropiación del Ministerio de Fomento y que, además, el rescate de los terrenos, de ser confirmado en los tribunales, no supondría un pago muy lesivo para la entidad. De hecho, se cifra en unos 40.000 euros.

El Consistorio gijonés, ajeno a todo a todo ello, continúa adelante con su intención de que el Chas deje libre esa parcela, eliminando el actual cierre en la avenida de Justo del Castillo, y no parece probable que, en menos de una semana, se alcance un punto de concordia en un tema que viene coleando desde hace meses. Todo hace indicar que, al final, serán los tribunales los que tengan la última palabra en este espinoso tema.