El Comercio

Fomento expropiará 157 fincas para construir los nuevos accesos a El Musel

  • La inversión total alcanzará casi los 66 millones de euros y las obras se prevén realizar en 31 meses

La obra que el Ministerio de Fomento acometerá en breve para transformar en autovía la actual carretera entre Lloreda y Veriña tiene un presupuesto total de 65.989.792 euros, de los que algo más de 9 millones se destinarán a las expropiaciones. El Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA) publicó ayer la información pública de las 167 fincas que serán ocupadas, aunque diez de ellas solo lo serán de forma temporal o afectadas por servidumbres de las obras, la mayoría de ellas terrenos del ferrocarril. Así, el número de fincas que serán expropiadas de forma definitiva para la ampliación de la carretera se eleva a 157.

El presupuesto base de licitación de la obra, que asciende a 56,3 millones de euros, prevé que la ejecución material ascienda solo a 39,1 millones. A esta cifra deberá añadir otros 5 millones del 13% de gastos generales, 2,3 millones correspondientes al 6% de beneficio industrial, y 9,77 millones del 21% de IVA. El coste final del proyecto no se quedará ahí, pues a los 56,3 millones del presupuesto base de licitación hay que añadir los 9 millones en los que están valoradas las expropiaciones y los 586.852 euros que corresponden al 1,5% conservación, restauración y enriquecimiento del patrimonio cultural. De ahí que de los 39,1 millones de euros que cuesta la ejecución material de la obra en realidad haya que pagar 17 millones más.

Entre los terrenos que serán expropiados solo hay dos fincas catalogadas como residenciales, ambas ubicadas en Veriña, entre la actual carretera y la línea de ferrocarril de Renfe. Pero también los hay que corresponden a suelos industriales de Confecciones Capua, Sociedad Española de Metalización y Arcelor-Mittal, así como los campos de fútbol de La Boroñada, donde juega la Peña Hermanos Castro, y el de San Martín, antiguas instalaciones del Veriña, así como parte de la vía verde La Camoha-El Musel, prados, huertos, jardines y caminos públicos.

Pero si hay una sociedad a la que se le expropia un gran número de fincas esa es la Entidad Pública Empresarial de Suelo (Sepes), dependiente de Fomento -también impulsora de la conversión de la carretera en autovía- y que había construido el polígono de La Peñona, con escaso éxito de comercialización. En total, deberá ser indemnizada por la expropiación de 20 fincas calificadas como suelo industrial vacante.

El plazo de ejecución de esta obra, que consiste en la conversión en autovía un total de 3.459,88 metros de carretera entre el enlace de Lloreda con la autopista 'Y' y el viaducto de Veriña, llega a los 31 meses y está prevista la presencia de un centenar de trabajadores simultáneamente. La actual carretera es de calzada única con dos carriles, uno por sentido, de Gijón a Avilés. La duplicación proyectada pretende dotar a la infraestructura de características de autovía, con dos calzadas separadas con dos carriles por sentido y una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora, es decir, la misma que la vigente en la actualidad. La anchura de cada calzada albergará dos carriles de 3,5 metros cada uno, con arcén exterior de 2,5 metros e interior de un metro. La mediana será también de un metro, suficiente para albergar una barrera rígida de hormigón. Los carriles de entrada y salida unidireccionales tendrán una anchura de cuatro metros.

Esta actuación prevé la construcción de dos enlaces, en Lloreda y La Peñona. Será este último el que en un futuro constituya una nueva conexión con El Musel, para dar mayor fluidez al tráfico pesado en dirección a la autopista 'Y' y a la Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias (ZALIA).

Para un futuro quedará la prolongación de la duplicación de la carretera hasta El Empalme (Carreño), donde se construirá una gran glorieta tipo hipódromo, que servirá para conectar con El Musel mediante una conexión que, en este caso, le corresponde acometer a la Autoridad Portuaria de Gijón.