El Comercio

Los partidos piden más protagonismo local en el Área Metropolitana

Reunión de trabajo del Consejo Social sobre el área metropolitana.
Reunión de trabajo del Consejo Social sobre el área metropolitana. / JORGE PETEIRO
  • Los grupos municipales coinciden en que el Principado no ha de condicionar la decisiones y buscan consenso para definir el modo de gestión

Tras la reunión de ayer del Consejo Social de Gijón, los seis grupos políticos con representación en el Ayuntamiento se mostraron de acuerdo en reclamar del Gobierno del Principado un mayor protagonismo municipal en la futura Área Metropolitana de Asturias. Aún no han alcanzado una postura consensuada sobre este proyecto del Principado y tienen hasta el 1 de noviembre para aportar un documento en el que detallen los puntos más relevantes de cada una de las posturas. Será antes del 15 de ese mes cuando se celebre una reunión del Consejo Social para adoptar una postura conjunta.

En el encuentro de ayer quedó patente el consenso en cuanto a la necesidad de que los ayuntamientos que conformen ese Área Metropolitana tengan mayor protagonismo, así como de la oportunidad que ese proyecto puede suponer para la zona central de la región, siempre que se tenga en cuenta a las alas asturianas. Pero también hubo puntos para el desencuentro, como el modo de gestión, la gobernanza de ese futuro ente y la cuestión económica. El portavoz del equipo de gobierno local, Fernando Couto, recordó que la heterogeneidad de los municipios que integrarían este proyecto la haría diferente a otras áreas metropolitanas existentes en España, por lo que cree que las directrices deberían ser «muy elásticas» y «negociarse íntegramente con los ayuntamientos».

«Entes fantasma»

Aurelio Martín (Izquierda Unida) abogó por comenzar con unas competencias limitadas, como puede ser el transporte, al tiempo que rechazó un consorcio como modo de gestión. También puso su ojo sobre este asunto el representante de Xixón Sí Puede, David Alonso, quien rechazó la idea de crear lo que denominó «entes fantasma» e hizo especial hincapié en que trataría de una entidad local, aunque pueda haber representatividad del Principado.

El portavoz popular Mariano Marín criticó el hecho de que no se cuente con una memoria económica sobre este proyecto, mientras que el representante de Ciudadanos, Rubén Pérez Carcedo, defendió que la gestión se regule mediante una ley y que el Consistorio gijonés «juegue un papel activo en este proyecto».

Sí recibió más respaldo el Ejecutivo autonómico de parte de la socialista Marina Pineda, la cual defendió la participación de todas las administraciones implicadas, incluida la regional. Además, aseguró que la cooperación y colaboración municipal «potenciarían las fortalezas de cara al exterior y no entre nosotros».