El Comercio

El Sespa mantendrá la diálisis nocturna pese a las 40 plazas abiertas en Jove

La unidad de hemodiálisis de Jove comenzó a funcionar a mediados del pasado agosto
La unidad de hemodiálisis de Jove comenzó a funcionar a mediados del pasado agosto / CITOULA
  • La reorganización de enfermos en función de su lugar de residencia y la aparición de nuevos casos impide «retirar el turno de madrugada»

Todo surgió porque para poder garantizar la hemodiálisis a la totalidad de los pacientes renales del Área Sanitaria V que lo demandaban hubo que hablitar un turno de madrugada en el Hospital de Cruz Roja. Lo que en un principio se plantéo como algo excepcional con el tiempo se convirtió en habitual. La diálisis estaba al límite de su capacidad en Gijón. Cruz Roja atendía a 80 pacientes anuales desde las ocho de la mañana hasta las cinco de la madrugada y Cabueñes a otros 50 en turno de mañana y tarde. En enero de 2016, la Consejería de Sanidad, en acuerdo con la Asociación de Enfermos Renales (Alcer) de Asturias que planteó que las sesiones de diálisis entre las once de la noche y las cinco de la madrugada eran «inhumanas», comenzó a buscar una solución ante esta saturación. Y esa solución pasó por abrir una nueva unidad en el único hospital del Área V que carecía de este servicio: Jove.

Sin embargo, la apertura de cuarenta plazas de riñón artificial en el hospital de la zona Oeste no traerá consigo el cierre del turno de madrugada, como se había previsto y anunciado. El Sespa ha decidido, de momento, mantenerlo. Así lo confirmó a EL COMERCIO el gerente del Área V. Miguel Rodríguez explicó que la reorganización de los enfermos renales en función de su lugar de residencia y la aparición de nuevos casos ha dejado las casos prácticamente como estaban. Bueno, «como estaban no. Hemos recuperado a muchos pacientes del área que se estaban dializando fuera y eso es una mejoría importante», destacó. Además, «ahora tenemos algún hueco libre por turno y eso nos da una mayor tranquilidad para afrontar momentos en los que la demanda de diálisis se puede incrementar, ya que es algo que oscila bastante».

160 personas a tratamiento

El mapa de la hemodiálisis en Gijón queda ahora de la siguiente manera. Cabueñes, centro de referencia en el Área V en la atención de enfermos con trastornos del riñón, dispone de 14 puestos para pacientes crónicos, además de una cama para aislamiento. En el hospital público se dializan actualmente 48 pacientes, aunque hay margen para otros ocho más. Las sesiones son entre las ocho de la mañana y las diez de la noche. En Cruz Roja, único hospital con turno de madrugada, hay en hemodiálisis 80 pacientes anuales mientras que en Jove, donde se abrieron 10 nuevos puestos, lo hacen otros 32 aunque su capacidad máxima, en turnos de mañana y tarde, llega a 40. Con este panorama, el Sespa no cree de momento necesario cerrar el turno de madrugada. Esta rectificación puede venir motivada, en parte, por la protesta de varios de los pacientes que llevan más de un año dializándose en Cruz Roja de madrugada. Ellos mismos fueron los que pidieron continuar con esos horarios, ya que dicen que «es lo tenemos asimilado y nos libera el resto del día», aseguraban el pasado mes de agosto Miguel Ángel Fernández, José Carlos Díaz y Belinda Castilla, tres de los veinte enfermos adscritos al último turno de hemodiálisis.

Los pacientes se reunieron con la dirección de Cruz Roja que le transmitió que la decisión última estaba en manos de la Consejería de Sanidad.