El Comercio

El acuario de Sevilla fuerza la dimisión de Ignacio Aguinaga

  • El también concesionario de la instalación de Poniente lo deja en situación de preconcurso de acreedores

El concesionario del acuario de Poniente, a través de la empresa Aquagestión Gijón, Ignacio Aguinaga, fue forzado a dimitir como presidente del consejo de administración del acuario de Sevilla, al que ha dejado, tras dos años de gestión, en una situación económica muy complicada y en preconcurso de acreedores. Aguinaga, por su parte, asegura que fue él quien presentó la dimisión el mes pasado y que el consejo solo se limitó a ratificarla.

La decisión, adoptada el pasado fin de semana por la mayoría del accionariado, se llevó a cabo tras el ultimátum del Puerto de Sevilla a la empresa por el reiterado impago de los cánones previstos en la concesión. La deuda alcanzó los 265.000 euros y, a pesar de la ejecución de los avales, sigue superando los 100.000 euros, por lo que el Puerto ha puesto sobre la mesa la posibilidad de incoar un expediente de caducidad de la concesión, de persistir esta situación.

Por otra parte, la empresa Aquagestión Sur también tiene pendiente una deuda de 278.000 euros con la sociedad Soprea, dependiente de la Junta de Andalucía, que, en su día, concedió un crédito de tres millones de euros para la realización de las obras del acuario. Como aval, Aguinaga presentó una hipoteca de 700.000 euros constituida sobre el acuario de Teguise (Lanzarote), operación que se encuentra sub judice al asegurar uno de los socios del acuario canario que Ignacio Aguinaga hizo esa operación sin autorización del consejo de administración.

Frentes judiciales

El acuario de Sevilla ha perdido un millón de euros desde 2014 y la previsión de visitas ha quedado muy lejos de lo previsto por la sociedad. En 2015 se esperaban un total de 493.000 visitantes y la cifra real fue de 265.000, casi un 50% menos, por lo que las pérdidas acumuladas solo en ese año fueron de 450.000 euros. Luego, a principios de 2016, sin reunión alguna previa del consejo de administración y de la mayoría del accionariado, Ignacio Aguinaga despidió, de forma unilateral, a Natalia Izquierdo, su directora, a la que sustituyó por su hija Patricia, que ahora también ha sido cesada en su cargo. A ese despido se unió el de dos biólogos y un representante del acuario, operación que fue calificada como «golpe de estado» por parte de los accionistas de la instalación sevillana.

Con las cosas en este punto, la sociedad francesa TF Holding, representada por Philippe Forgues (65%), y el socio minoritario Javier Sáinz (5%), decidieron el pasado fin de semana ratificar la desvinculación de Ignacio Aguinaga (30%) como presidente del consejo de administración y será el francés quien ostente a partir de ahora esa responsabilidad. Una vez apartados Ignacio Aguinaga y su hija de la gestión del acuario sevillano, se decidió nombrar un administrador único, el abogado Félix Expósito, para tratar de reconducir la situación. El actual preconcurso tiene como primera consecuencia que los nuevos responsables del acuario sevillano tienen hasta el 20 de diciembre para refinanciar la deuda y, de no lograrlo, hasta el 20 de enero de 2017 para solicitar el concurso de acreedores.

En la actualidad, Aguinaga tiene que hacer frente a la denuncia presentada por un socio del acuario de Teguise, que le acusa de hipotecar la instalación sin su conocimiento, y también otra denuncia, de un socio de Sevilla, por la compra de peces para el acuario sevillano, parte de ellos procedentes del acuario de Gijón, de forma irregular y autofacturándose, a decir del denunciante, para beneficio propio.

Ignacio Aguinaga, tras cumplir su contrato como concesionario del acuario de Gijón, obtuvo el pasado verano del gobierno municipal de Foro una renovación por dos años, en contra de la opinión de buena parte de la oposición municipal que que entendía que, una vez acabado el contrato y con las referencias conocidas, lo más propio era convocar un nuevo concurso. Foro decidió la renovación que estará en vigor hasta el verano de 2018.