El Comercio

El Puerto subastará el solar de Naval Gijón y adjudicará la Quinta La Vega

Terrenos de Naval Gijón, ocupados por la Semana Negra.
Terrenos de Naval Gijón, ocupados por la Semana Negra. / BILBAO
  • El Consejo de Administración tratará de conceder un préstamo a LonjaGijón Musel para salvar su futuro

La Autoridad Portuaria de Gijón está decidida a continuar con la venta de sus activos, siguiendo las directrices de Puertos del Estado, con el fin de sanear su economía. En esta ocasión será el turno de los terrenos correspondientes a la antigua concesión de Naval Gijón. El Consejo de Administración del puerto tratará el jueves este asunto, con el fin de aprobar la convocatoria del procedimiento de enajenación de esta parcela mediante el procedimiento de subasta. Además, se prevé aprobar los pliegos del procedimiento y de la tasación.

Este asunto lleva aparejado otro problema, como es el futuro de la Semana Negra. Después de varios emplazamientos y no menos polémicas, el festival literario se había asentado en los últimos años en este solar de Naval Gijón. La posible venta de los terrenos volverán a generar el eterno problema de dónde celebrar el festival sin que cause molestias al vecindario. El Plan General de Ordenación, que está en fase de alegaciones, prevé para este solar que pueda albergar establecimientos hosteleros, de ocio, comerciales y oficinas, pero no viviendas residenciales ni hoteles.

El Consejo de Administración también tiene previsto culminar la venta del primero de los bienes que tiene a la venta. Se trata de la Quinta La Vega, en Jove. Existe una oferta de 1,3 millones de euros del Ayuntamiento de Gijón y está previsto que en la reunión del jueves se decida la adjudicación directa del conjunto mobiliario y su jardín catalogado.

Pero no todo son ventas. Los responsables del Puerto de Gijón también tratan de salvar uno de los activos más destacados de El Musel, como es su lonja, que arrastra una importante deuda. En este caso, el Consejo de Administración analizará la posibilidad de conceder a la lonja un préstamo participativo para que pueda salir de sus dificultades económicas. En caso contrario, parece que no hay otra salida que acordar la solicitud de disolución de la sociedad. Los consejeros del puerto tendrán mucho trabajo en su reunión del jueves, ya que han de tratar hasta 22 asuntos. Otro destacado está relacionado con la planta regasificadora de Enagás, ya que se pretende abrir un procedimiento para liquidar una penalización en concepto de tráficos marítimos. Hay que tener en cuenta que esta planta, aunque está construida desde hace tiempo, no ha llegado a entrar en funcionamiento debido a una decisión del Gobierno central.

También hay un asunto a discutir que se prevé tenga su polémica, como es el contrato entre la Autoridad Portuaria de Gijón y la Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima (Sasemar) para la prestación de los servicios de ordenación, coordinación y control del tráfico marítimo en aguas del puerto, así como las labores de emergencia por contaminación marina. La Agrupación de Prácticos de Gijón ya mostró su malestar cuando se anunció este contrato, ya que se atribuían a Sasemar algunas competencias que, aseguraban, venían ofreciendo ellos de manera gratuita.

En relación con la terminal de graneles sólidos de EBHISA, está previsto que el consejo apruebe el convenio de buenas prácticas medioambientales y se modifique la concesión para que se incorpore un lava-ruedas, una caseta de control y dos básculas de pesaje de camiones.

La modificación del presupuesto de gastos e inversiones del puerto, los pliegos de la prestación de los servicios comerciales, la concesión de la zona de varada en el espigón central de Fomento y la aprobación del servicio de consignación presentada por la naviera K-Line España son otros de los asuntos que tratará el Consejo de Administración.